jueves, 10 de junio de 2021

HOY 10 DE JUNIO, EL PERU ESTA EN GUERRA CONTRA EL COMUNISMO INTERNACIONAL

A cuatro días de la votación ciudadana, es evidente que el comunismo peruano es una mafia dirigida por el Foro de Sao Paulo para inyectar en nuestro país el virus de las malas artes electorales ideadas por Fidel Castro y Hugo Chávez, hoy ya aplicadas en Nicaragua, Bolivia, Argentina y Chile. Ecuador es un ejemplo de resistencia, así como la presencia de Bolsonaro en Brasil y Duque en Colombia.

El comunismo internacional está tratando de conquistar Latinoamérica para compensar su fracaso en Europa y Asia. En el Perú, sus riquezas naturales son estrategias geopolíticas para toda la Región que el comunismo busca denodadamente capturar.

La mafia tenía lista la impugnación del voto mayoritario en Lima y el Norte y ello impidió a Fuerza Popular liderar la votación nacional. Los votos del extranjero hubieran confirmado el triunfo de la democracia. Sin embargo, el FRAUDE EN MESA se ha convertido en un escándalo y ahora dependemos de la mañas de la ONPE y el JNE que mantienen en vilo a la ciudadanía. Ayer, Fuerza Popular presentó pruebas de acciones de nulidad en 802 mesas a nivel nacional que representan unos 200,000 votos. Además, el equipo legal de Keiko Fujimori presentó la impugnación de 1,200 actas que representas otros 300,000 votos.

En tanto lo anterior ocurría, un oscuro juez en Huancavelica ordenó la anulación de la sentencia por corrupción en agravio del Estado-Gobierno de Junín, que el Poder Judicial había dictado en primera y segunda instancias contra Vladimir Cerrón, la “eminencia gris” de Perú Libre preparado en Cuba durante 11 años.

Adicionalmente, el JNE entregó credenciales a 130 congresistas electos, incluyendo al comunista Guillermo Bermejo, quien tiene juicio por vínculos con Sendero Luminoso.

En Brasil, Jair Bolsonaro declaró su preocupación por el regreso del Foro de Sao Paulo en nuestro país, mientras Evo Morales felicitó a Castillo “por su victoria” y el argentino Alberto Fernández espera “trabajar junto a Castillo en favor de América Latina”.

Como es notorio en varios países, hace días las calles aparecen con turbas agresivas y prepotentes, declarando victoria y señalando insistentemente un fraude electoral en caso de permitir la victoria democrática. Se viene el vandalismo exhibido en meses pasados con motivo de la vacancia del director de orquesta que desató el descalabro que vivimos.

Todo este gran problema nacional lo temíamos al publicar nuestra “Hora de Decisiones” del pasado 27 de mayo. Ahora no me cabe ninguna duda: Compatriotas, EL PERU ESTA EN GUERRA CONTRA EL COMUNISMO INTERNACIONAL, no solo el Latinoamericano. Y no me parece que estamos ganando esta batalla. Es prudente esperar que nuestros equipos de abogados hagan prevalecer el orden legal y la protección del voto ciudadano, mayoritariamente democrático. Sin embargo las “inocentes” declaraciones de Sagasti no hacen sino confirmar que su pensamiento ideologizado ESTA TRAICIONANDO A LA PATRIA Y QUE LAS FUERZAS ARMADAS Y POLICIALES DEBEN ESTAR YA PREPARADAS PARA ACTUAR. Esta no es una guerra que podemos perder. Es como si viéramos que a nuestro insigne Francisco Bolognesi le falta cartuchos y NO DECIDIERAMOS EN DARLE TONELADAS DE ELLOS. No toleraremos saqueos ni incendios, hay que eliminar al enemigo. El Perú, nuestros hijos y nuestros nietos están primero. 

jueves, 27 de mayo de 2021

HORA DE DECISIONES

 En la segunda vuelta electoral del próximo 6 de junio se enfrentan Keiko Fujimori, que representa al Perú democrático, y un sujeto comunista radical, ignorante pero demagogo, mentiroso, experto en promover el odio de clases a una gran masa de peruanos pobres, mayormente incultos, muchísimos aterrorizados por amenazas y abusos personales, especialmente aquellos que viven en el Perú profundo a donde no llega el Estado para defenderlos.

Esta inconcebible e inusual confrontación es el resultado de una creciente corrupción gubernamental, social y política, el desinterés cívico general y la pululación constante y paciente del germen comunista. Llegamos a esta justa ingresando mansamente a un escenario fraudulento, burdamente preparado por un gobierno acanallado que, aparte de atrincherar enemigos en todos sus estamentos, compró a la mayoría de la prensa nacional para su proterva desinformación y manipulación ciudadana.

El comunista Jurado Nacional de Elecciones y su compinche, la Oficina Nacional de Procesos Electorales, no ofrecen ninguna posibilidad de transparencia o neutralidad. El demagogo ocultó su patrimonio económico y cinco senderistas fueron inscritos y accedieron al Congreso luego de la primera vuelta. Ayer, el comunista presidente transitorio tuvo el cuajo de expresar su solidaridad con el presidente del JNE “ante los cuestionamientos a su imparcialidad y a la eficiencia de su labor”.

La declaración de Sagasti no puede ser soslayada tan fácilmente. El Perú no se enfrenta a una simple izquierda democrática. Los comunistas, ante la sombra de tantos tontos útiles, no han tenido ningún reparo en anunciar el fin de la libertad y la democracia en el país, no se cuidan de esconder su insolvencia moral y constitucional y se jactan en anunciar que no soltarán el poder. Hasta acaban de demostrar su enfermizo proceder al asesinar cobardemente a 16 peruanos en el VRAEM, incluyendo despiadadamente a dos inocentes criaturas.

Muchos ciudadanos han despertado y trabajosamente están olvidando infundados odios políticos (astutamente alimentados por el enemigo real), pero el voto democrático mayoritario no está asegurado si recordamos la metodología de los procesos electorales cubanos y venezolanos.

Solo nos queda el auxilio de nuestras fuerzas armadas y policiales. Si su jefe supremo nos trata de hacer creer que el 6 de junio solo ocurrirá un ordenado y legal desembarco, en lo que a todas luces se trata de una usurpación maligna y terminal, este jefe supremo estará haciendo traición a la patria. Según la Constitución, en este caso, las FFAA y Policiales tienen la obligación de defender el orden interno y preservar nuestra libertad y democracia. La suspensión parcial o temporal de las garantías constitucionales debe ser consultada con nuestros más probos constitucionalistas, no por los conocidos agentes del comunismo internacional.

Es la hora de una defensa inteligente y decidida. Son ellos o nosotros… y nuestros seres queridos. ¡Los comunistas no pasarán!

martes, 18 de mayo de 2021

CARTA AL ELECTORADO PERUANO

 Ante la amenaza comunista que se cierne sobre el Perú, vale decir sobre ustedes, sus hijos y sus nietos, es preciso puntualizar lo siguiente:

1. El domingo 6 de junio vamos a votar a favor de la libertad y la democracia.

2. Sin embargo, este gobierno infestado de comunistas gracias a la criminal gestión de Vizcarra, seguida por la del improvisado y teatral “gobierno de transición”, pretende hacernos creer en la independencia del tribunal electoral o Jurado Nacional de Elecciones (JNE).

3. La Primera Vuelta demostró el escandaloso accionar de un JNE, cuyo presidente -Jorge Salas Arenas- fue elegido por la Corte Suprema en noviembre 2020. La prensa corrupta adicta al régimen, siempre ocultó que Salas era miembro de Patria Roja y había defendido a terroristas. El jurado denunció a Rafael López Aliaga por expresar que donaría su sueldo a los pobres si asumiera la presidencia, pero hizo la vista gorda a candidatos que ocultaban ingresos económicos en sus hojas de inscripción y hasta permitió que cuatro senderistas del Movadef sean ahora congresistas de la República. Hubo fraude en el conteo de votos, especialmente contra López Aliaga. El 12 de abril amanecimos con un fracasado profesor de primaria convertido en agitador social comunista que “obtuvo” 19% de votos, contra 13.4% de Keiko y 11.7% de López.

4. Es preciso condenar el ignominioso desempeño de la prensa vendida por miserable avisaje -el plato de lentejas bíblico- que nunca podremos olvidar. Ellos hicieron posible la desinformación de una población pasiva políticamente, pero desesperada y atemorizada por la pandemia mortal. Pero además, es urgente señalar el infame rol de encuestadoras adictas a la mentira que, impasibles, continúan cooperando con el plan comunista para esta Segunda Vuelta Electoral. Ahora intentan hacernos creer que la diferencia es de dos puntos porcentuales para que, una vez culminado el sufragio, éste pueda ser nuevamente manipulado para totalizar cifras finales que, aunque mínimas, favorezcan al candidato comunista.

5. El abierto y amenazador discurso de los comunistas ofende al coraje de los que rechazamos tajantemente sus trasnochadas ideas. Me refiero al coraje de mujeres y hombres peruanos de bien, que conformamos familias dedicadas al trabajo en libertad y democracia. Nosotros declaramos que el comunismo no pasará, a pesar de sus afrentas a los indefensos pobladores del Perú profundo, amenazadas sus propiedades e integridad física para asegurar el voto del terror. Sabemos de la infiltración de armas y extranjeros cubanos, venezolanos y bolivianos por el territorio nacional.

6. El clima pre-electoral actual no admite ninguna duda. En su muy acertada Carta Abierta a los Señores Comandantes Generales de las FFAA, Ricardo Patrón afirma que “El

camaleón que se encuentra ocupando provisionalmente el sillón de la Casa de Pizarro, no ha tomado ni tomará ninguna medida para garantizar la seguridad de los peruanos y menos la transparencia de esta Segunda Vuelta”. Se nos viene la segunda parte del fraude electoral. El gobierno de transición es comunista, el Ministerio Público está controlado por comunistas, la ONPE y el JNE están en manos de comunistas. Conciudadanos, aquí no caben dudas. Aquí ya no hablamos de socialistas, caviares o izquierdas democráticas. Toda la gentuza que tenemos al frente son duros y recalcitrantes comunistas. Esta es la verdad honda y lironda. Por tanto, aquí no caben los indecisos, los social-confusos, los anti-Keiko, los que miran encuestas o los que creen que los debates serán imparciales o informativos. Es la hora, señores, de revisar la Constitución.

7. Nuestra Constitución ha previsto los Organismos Tutelares del Estado, cuya finalidad es velar por nuestra soberanía, mantener el orden interno y buscar el fiel cumplimiento de las disposiciones de nuestra Carta Fundamental, cautelando los derechos de la ciudadanía. Los Organismos Tutelares están constituidos por las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional, el Tribunal Constitucional, la Junta Nacional de Justicia, el Ministerio Público y la Defensoría del Pueblo. Todos, excepto las FFAA y PNP, están infiltrados por comunistas.

8. Las FFAA están constituidas por el Ejército, la Marina de Guerra y la Fuerza Aérea. Asumen el control del orden interno en caso de establecerse un régimen de excepción, cuando se intenta desestabilizar a la Nación con acciones terroristas y de subversión. Si bien el Presidente convoca a las FFAA para asumir esta función, existen excepciones si el primer mandatario es el que origina una traición a la Patria. Conciudadanos, aquí tampoco debemos esperar que Francisco Sagasti pueda defendernos ya que está impedido ideológicamente para detener un fraude electoral. ¿Acaso ha dado un mensaje a la nación indicando que ha ordenado a las Fuerzas Armadas y Policiales vigilar cada mesa electoral y, en especial, a los miles de “personeros” comprados por el comunismo para violentar el voto popular? ¿Acaso ha encarcelado al impresentable Cerrón por el delito de incitar a la violencia en caso de no ganar las elecciones, aduciendo fraude electoral?

9. La PNP, con sus 530 fallecidos y 40 mil contagiados por el coronavirus, también está llamada a unirse a las FFAA en su responsabilidad tutelar. No debemos permitir que sean enviados a repeler actos de violencia totalmente desprotegidos. Su actuación como organismo tutelar debe apartar al infame ministro del Interior y utilizar todo su potencial logístico y militar en defensa del orden interno.

10. Finalmente, invocamos a los valerosos e imprescindibles constitucionalistas para que, en mérito a las consideraciones presentadas, otorguen el apoyo legal necesario para nuestros Organismos Tutelares democráticos, a fin de que ellos puedan ejercer libremente su deber.

sábado, 8 de mayo de 2021

A MI XXVII PROMOCION DEL COLEGIO SAN LUIS

Nos recibimos 36 a fines de diciembre de 1956, pero aumentamos a algo más de 70 al incluir antiguos compañeros que tuvieron que culminar sus estudios en otras aulas. 26 han fallecido y algunos viven en el extranjero. Muchos han perdido contacto con la Promoción por cosas circunstanciales de la vida. Lo que no se puede olvidar esta tarde de mayo es el recuerdo de nuestros años formativos, cuando la gran mayoría de colegios y familias preparaban los ciudadanos del futuro.

Ocho décadas transcurridas nos encuentran ad portas de un “día D electoral” donde se determinará si el país levanta vuelo o sufre un descalabro abismal. Nada mejor que inspirarse en recuerdos felices para analizar nuestro presente político y, en rueda de amigos, expresar ideas que puedan asistir a “desconcertadas gentes”.

Como ya se explicó en una comunicación anterior, pobreza e ignorancia han permitido crecer al comunismo latinoamericano, pero fue la corrupción el ingrediente fundamental para conquistar naciones. Los peruanos hemos visto la tragedia de Venezuela cuando Hugo Chávez tomó el poder en 1998 y, a la muerte de éste, Nicolás Maduro lo sucedió en 2013. Mientras tanto, la corrupción campeaba en el Perú, una mezcla de débil democracia con algunos sistemas autocráticos. Los gobernantes de los últimos 20 años han sido encarcelados por corrupción, mientras la población no parecía reaccionar. A la hora de votar, una semana antes de elecciones, solo importaba lo que decían las encuestas. Los debates eran para países desarrollados. Así llegó el 2016, que nos trajo el ejecutivo de PPK y el legislativo de Keiko. En la primera vuelta el comunismo solo obtuvo 18% de votos. La pelea entre demócratas posibilitó el encumbramiento de un golpista, corrupto y mentiroso que, al agregarse la pandemia del coronavirus, originó el desarrollo de un verdadero desastre nacional.

Martín Vizcarra Cornejo tiene que pasar a la historia como el principal causante de la imposibilidad de festejar 200 años de existencia republicana en el Perú. El nombrado solo buscó impunidad para sus crímenes, tejiendo una serie de artimañas que posibilitaran terminar su desgobierno sin ser sometido a la justicia. La pandemia la utilizó para aislar la población mientras se rodeaba de comunistas que infiltraron los poderes ejecutivo, legislativo, judicial y electoral, con el fin de asegurarse un final “amigable”. El engaño y desinformación poblacional fue posible con la compra de una abyecta prensa mayoritaria mediante millonario avisaje.

Mientras la gente fallecía de Covid, la vacunación fue postergada, craso error que sumó a la negación de adquirir pruebas moleculares, ventiladores mecánicos, camas UCI y finalmente, oxígeno medicinal. La necesaria vacancia presidencial fue seguida de disturbios previamente organizados por el Foro de Sao Paulo. El acobardado Congreso, se dejó arrebatar la junta directiva por una minoría comunista, la que impuso un cómplice del vacado para conducir el país a un fraudulento proceso electoral. El comunismo y el corrupto Odebrecht amenazan convertirnos en otra Venezuela. Lograron contener la “Ola Celeste” y ahora dependemos de Keiko Fujimori y su conocido anti-voto. Los demócratas nacionales no tenemos otra opción que no repetir el ausentismo del pasado abril y votar por el Perú el 6 de junio.

Lo que preocupa es el numeroso grupo de peruanos que no creen que estamos en guerra. ¿No se dan cuenta que tenemos 1.4 millones de inmigrantes venezolanos refugiados precariamente en nuestro suelo? Ellos son parte de los 4 millones que abandonaron su país huyendo del comunismo que los invadió a pesar de mentirosas promesas pre-electorales. ¿Quieren esos peruanos sufrir la misma experiencia? ¿Se han enterado que la Policía Nacional ha descubierto varias casas limeñas repletas de armas y municiones que parecieran estar viniendo de Bolivia? Estos hallazgos no han provocado la esperada reacción de este gobierno rojo disfrazado de morado.

Según la Constitución el Presidente de la República es el Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas, pero en caso de traición a la patria, los Organismos Tutelares del Estado deben intervenir para velar por nuestra soberanía, mantener el orden interno y buscar el fiel cumplimiento de las disposiciones de nuestra Carta Fundamental, cautelando los derechos de la ciudadanía. Las FFAA asumen el control del orden interno en caso de establecerse un régimen de excepción, cuando se intenta desestabilizar a la Nación con acciones terroristas y de subversión.

El MOVADEF, brazo político de Sendero Luminoso, no ha debido participar en estas elecciones. Esta verdad de Perogrullo no ha sido enérgicamente protestada por la prensa política y menos por las “mayorías tranquilistas” de nuestro electorado. ¡Qué fácil lo tuvieron el gobierno y su poder electoral! Ahora tenemos congresistas anti-patrias.

Mañana sábado hay un mitin de protesta en defensa de la democracia. Ojalá se consiga un multitudinario respaldo para confrontar a los enemigos de nuestra libertad. Proponemos exigir que no se impida el voto militar. Los llamados a custodiar la elección pueden cumplir turnos de 12 a 12 horas, am y pm. Si el actual presidente intenta ordenar la inmovilización militar, estará favoreciendo al comunismo. Ello, sumado a su escandalosa e ideologizada indiferencia con los abusos de la ONPE, indicaría una flagrante traición a la Patria. De pequeños detalles está llena la historia del progreso de la humanidad. Los diarios, programas televisivos y redes sociales afines a la democracia deberían apoyar este clamor ciudadano.

El problema, queridos amigos, es que este octogenario compañero no puede contactar a Luis García Miró, Antonio Ramírez, Carlos Linares, Phillip Butters, Beto Ortiz o Erasmo Wong. O Alfonso Baella. No digo esto con pesimismo, porque eso sería el siguiente paso a claudicar. Muchos de nosotros somos luchadores de la vida y sabemos cantar el Himno Marista, porque creemos que “en las lides que el mundo nos brinda, a su sombra sabremos triunfar”.

Si me ayudan a tocar puertas, nuestras ideas podrán ser aceptadas por la población. Nosotros, al Perú, no le podemos fallar.


Miraflores 7 de mayo 2021.

jueves, 29 de abril de 2021

EL BREBAJE VENENOSO QUE SE VEIA VENIR

 

Las recientes elecciones del 11 de abril han dejado un sabor amargo en la población, como si estuviera próximo a ingerir un brebaje venenoso.

El 18 de marzo de 2019 publiqué (jorgeuceda.blogspot.com) “Comunismo y corrupción, un brebaje venenoso”. Comenzaba afirmando lo siguiente:

“Pobreza e ignorancia son el caldo de cultivo del comunismo internacional, el cual necesariamente se sustenta en mercenarios que denigran el uniforme militar de un país, avasallando los poderes judicial y legislativo para usufructuar un capital que es del pueblo. Los únicos ricos y omnipotentes son la camarilla que se perenniza en el poder”.

Continuaba con una apretada pero informativa descripción de los orígenes de las satrapías en Cuba y Venezuela, cuya lectura dejo a la generosidad del lector, aunque debo resaltar lo que Fidel le decía a Chávez, “tienes que aprender a manejar la ignorancia de los pobres con un verbo encendido de autoridad y poder”. Además, lo adoctrinaba en cómo corromper militares para preservar indefinidamente ese enfermizo poder.

Finalmente, abordaba el tema de la corrupción y su seguimiento por Transparencia Internacional, fundada en 1993 en Alemania. En enero 2019, el Perú figuraba en el puesto 105 de 180 países. La crónica corrupción de nuestros gobiernos nacionales afecta una sucesión de débil democracias, originando pobreza y el irremediable resentimiento social.

Ante todo debemos aclarar que los peruanos no estamos “en una lucha de clases”. Aquí cabe la réplica “Es la corrupción el problema, imbécil”. Esta enfermedad no solo está en Lima, pues la improvisada descentralización dio lugar a la aparición de gobernadores regionales corruptos que se enriquecieron con el vil manejo de sus ingentes asignaciones presupuestales. Por otro lado, los crímenes de lesa humanidad cometidos por los ideologizados responsables del manejo de la pandemia en el país han afectado a toda la población, especialmente al querido sector del Perú profundo, cuya lucha desgarradora demanda la atención especializada de nuevas autoridades de salud, con el apoyo logístico de las FFAA, la iglesia y el sector privado.

Sucesos no tan recientes pero suficientemente cercanos

Es preciso recordar a los jóvenes lectores que la dictadura izquierdista militar de Velasco Alvarado y su sucesor Morales (1968-1980) ocasionaron una profunda devastación socio-económica, seguida por un mediocre segundo gobierno del honesto pero solitario Fernando Belaúnde (1980-1985).

Fue entonces que surgió Sendero Luminoso como la plaga más cruel y sanguinaria en la historia del Perú Republicano. Un profesor universitario en Huamanga llamado Abimael Guzmán, había aprendido la violencia genocida visitando al mismo Mao para desatar la guerra terrorista del campo a la ciudad. La tibia reacción de los gobiernos en la década del 80 (incluyendo el desastroso García I), fue felizmente corregida por Alberto Fujimori al asumir la presidencia en 1990. En setiembre 1992, la DINCOTE (Dirección Nacional contra el Terrorismo) y el SIN (Servicio de Inteligencia Nacional) lograron capturar a Guzmán, derrotando a Sendero. Se estima que 69,000 peruanos fallecieron y entre ellos, un 28% de nuestras Fuerzas Armadas y Policiales.

Otra gran conquista de Fujimori fue la reinserción económica y financiera internacional. Alan había resuelto no pagar la deuda externa del Perú en 1985 y la inflación anual entre 1982 y 1990 promedió 971.9%. El “fujishock” económico, la apertura comercial, privatizaciones y el apoyo del Fondo Monetario Internacional fueron determinantes en la mejora de la economía nacional. Desafortunadamente, la aparición de Vladimiro Montesinos como el nuevo asesor presidencial, contribuyó a un viraje autocrático y una extensa corrupción que opacó las numerosas acciones a favor de la población de bajos recursos. La pobreza pasó del 42.7 a 48.8 en todo el Perú.

No cabe duda que los primeros años del gobierno de Fujimori aliviaron grandemente el sufrimiento popular causado por el Velascato, el terrorismo senderista, el desgobierno de García y hasta el devastador Fenómeno del Niño de 1997. Sin embargo, no podemos ocultar las cifras de pobreza en medio de una condenable e imparable corrupción. Es evidente que el derrotado Sendero encontró aquí un terreno fértil para sembrar su venganza.

La débil institucionalización dentro de la política peruana

En los últimos 20 años, los “partidos políticos” se han comportado como agrupaciones en torno a caudillos incapaces de construir acuerdos sobre reglas y normas políticas. Esto dio lugar a la aparición del clientelismo político.

Al gobierno de Fujimori lo sucedieron Toledo (2001-2006) y García II (2006-2011). La Minería y la Agro-Exportación lograron que nuestro PBI per cápita promediara 6.42 entre 2005 y 2011, lo cual disminuyó la pobreza a un 30%. Sin embargo, la debilidad de las instituciones políticas se mantuvo y la corrupción seguía incontrolable, gracias a un ausente y también corrupto poder judicial.

Hasta que el senderismo intentó resurgir por iniciativa de Abimael Guzmán, condenado a prisión vitalicia en la Base Naval del Callao. En 2009 se fundó el MOVADEF (Movimiento por la Amnistía y Derechos Fundamentales), teniendo como objetivos la liberación de Guzmán, participar en política y anclarse en el espacio educativo. Intentando controlar el numeroso gremio magisterial Sutep, crearon el Conare-Sutep y se infiltraron en escuelas rurales e institutos educativos.

El gobierno de Humala (2011-2016) fue un intento de traer el Chavismo al Perú. Su campaña electoral recibió ingente apoyo económico de Venezuela y Brasil. Se habían presentado 10 candidatos presidenciales, 5 de los cuales no pasaron la valla electoral del 5%. Los resultados de la primera vuelta fueron: Humala 31%, Keiko 23%, PPK 18%, Toledo 15% y Castañeda 10%. Las tres últimas candidaturas afines sumaron 43%, pero debido a sus ambiciones personales solo lograron auto-eliminarse. En la segunda vuelta, Humala fue apoyado por empresarios y malos perdedores y firmó su “hoja de ruta” para hacerse del poder con 51.5% de los votos.

La cercanía del brebaje y el Efecto Nadine

El año 2011 estuvimos muy cerca de embarcarnos en la tragedia que hoy vive nuestra hermana Venezuela. Afortunadamente, la mujer de “Cosito” Humala visualizó un mundo de lujo y poder que nunca soñó, dejando de lado el temido viraje chavista, para intentar una réplica del Kirchnerismo argentino (Néstor + Cristina Fernández). Pronto Alan García acuñó la frase “Reelección Conyugal para el 2016”. Durante la presidencia de Humala, la venganza comunista quedó en “stand by”, si bien el quinquenio fue testigo de una extensa infestación de “caviares” en el país, abarcando gremios, municipios, instituciones educativas y diversas instancias del gobierno, donde fungían de expertos en asistencia social. El festín de puestos de trabajo estatal quedó insignificante frente a megaproyectos, como el Gasoducto Sur Peruano y la Refinería de Talara, comprometiendo una inversión de miles de millones de dólares. Otros proyectos de construcción como la Línea 2 del Metro y la Línea Amarilla de Lima, completaron la mega-torta que atrajo una maraña de coimas de Odebrecht y sus varios aliados, tanto nacionales como extranjeros.

El comunismo continuó su paciente infiltración mientras nuestra corrupción se incrementaba exponencialmente.

Solo la educación cívica salvará al Perú

El 25 de octubre 2012 preguntaba ¿el Perú está en peligro? Y respondía ¡claro que sí! Es que la población no parecía reaccionar. Giovanni Sartori, famoso experto en Ciencia Política, decía que “el pesimismo es peligroso porque nos lleva o induce a la rendición; pero el mal lo hace el optimismo o el tranquilismo, que conducen a no hacer nada”.

Con la bonanza económica, el gobierno funcionaba en “piloto automático”, pero la improvisación, frenos al progreso por parte de los “anti-patria” y el abandono de las urgentes reformas en salud, educación y justicia, anunciaban el peligro.

Y es que los comicios se enfrentaron sin la preparación cívica que pudo haber cambiado la historia. La educación cívica está dirigida a fortalecer la convivencia social entre las personas, ayudándoles a ser solidarios y cooperativos con los demás. Se trata de la enseñanza de las reglas del ordenamiento. De este modo se adquiere la capacidad de interpretar información política o desarrollar un análisis crítico de la democracia y del papel de los ciudadanos.

Y continuaron los procesos electorales

Con el estancamiento de nuestra economía a partir del 2014, nuestro PBI per cápita promedió 2.1 hasta el 2018.

Para las elecciones del 2016, se presentó PPK sin haberse preparado con un equipo ad-hoc los años anteriores, como era aconsejable. Además se presentaron 19 candidaturas, que con las 24 para nuestro pasado 11 de abril, nos hacen recordar al gran cuadro de Edvard Munch. ¡Es que estas aberraciones políticas peruanas ameritan un estentóreo grito de protesta que pudiese alcanzar a nuestros Cuatro Suyos!

La historia reciente es de todos harto conocida. No cabe duda que la orden de inmovilización militar y errores puntuales le quitaron el triunfo a Keiko en 2016. El fracaso de PPK fue aprovechado por un aventurero golpista, corrupto y mentiroso patológico, que gobernó varios meses sin Parlamento y quien, criminalmente, usó la pandemia para inmovilizar al país y activar la infiltración comunista, apoyándose en una prensa comprada por millonario avisaje para ocultar errores y difundir mentirosas encuestas de aprobación.

Vizcarra fue legítimamente vacado y, gracias a una vergonzosa cobardía congresal, fue reemplazado el 18 de noviembre 2020 por Francisco Sagasti, exalumno del londinense Instituto Tavistock, lugar que es bien conocido por haber propuesto teorías de conspiración y un Nuevo Orden Mundial. Así pasamos del Covid-19 a la Peste de Albert Camus, el genial existencialista francés que idealizó los efectos que una plaga podía tener sobre una determinada población. Esos efectos los estamos viviendo en nuestro terruño con una peste de color morado.

Hoy tenemos comunistas en el Ejecutivo, el Legislativo, el Ministerio Público y hasta en el Poder Electoral. Por si fuera poco, la nefasta prensa nacional continúa desinformando al país. El fiasco electoral del 11 de abril, llevado a cabo por un fraudulento Poder Electoral, confronta a un comunista que recibió 19% de los votos contra Keiko Fujimori que obtuvo 13.4%. Atrás quedó nuestra mejor opción, Rafael López Aliaga, con 11.7%. La feroz campaña de Odebrecht y sus secuaces surtió efecto…por ahora. Lo escribo con todas sus letras.

Ello nos hace pensar que una nación sin partidos políticos es característica de retrógradas dictaduras comunistas o debilitadas democracias enfermas por una rampante corrupción; es claro que somos un ejemplo de lo segundo y nuestra desgracia sería convertirnos en lo primero.

Volvamos finalmente a la amargura que sentimos frente a la segunda vuelta del domingo 6 de junio, nuestro día D, 77 años después del original, el de las costas de Normandía. He aquí una estrategia:

   -Amanecer con un brote de civismo electoral y votar por Keiko Fujimori.

   -No creer en las encuestas caviares. Esta vez la Onpe no podrá disfrazar los debates.

   -Votación proactiva: Minimizar votos blancos o viciados.

   -Permitir el voto de ciudadanos militares. Que los llamados a custodiar la elección hagan turnos solo de 12 horas (12-12, am o pm).

   -Alerta máxima de los Organismos Tutelares del Estado, especialmente las FFAA, la PNP y la Defensoría del Pueblo. El Ministerio Público y la Junta Nacional de Justicia padecen por ahora de un marcado sesgo ideológico.

   -Fin de campaña de Keiko en el Paseo de los Héroes Navales, con la presencia de Rafael López Aliaga, Francisco Tudela y otras personalidades democráticas, con manifestantes solo con banderas peruanas y un fuerte contingente policial para apoyar apropiadas medidas sanitarias.

 

Que un verdadero despertar democrático nos permita destruir la corrupción y emprender el camino del progreso. Tenemos que aprender de nuestros errores y llevar a cabo urgentes intervenciones sanitarias, económicas y políticas para iniciar un largo proceso de Reconstrucción Nacional.

 

domingo, 10 de enero de 2021

CLASE MAGISTRAL

El periodismo responsable también puede difundirse a través de las redes sociales, especialmente en época pre-electoral, cuando los peruanos necesitan informarse para preservar su libertad.

El 23 de diciembre pasado, el comunicador Alfonso Baella Herrera entrevistó en su bien reconocido “Baella Talks” programa a Francisco Tudela van Breugel-Douglas, abogado, catedrático y político peruano que ocupó los cargos de primer vice-presidente y ministro de Relaciones Exteriores durante el gobierno de Alberto Fujimori.

La entrevista se convirtió en toda una clase magistral pre-electoral y considero una responsabilidad transcribirla y difundirla lo más acuciosamente posible. Las preguntas de Alfonso Baella aparecen en negrita y subrayada y las respuestas de Francisco Tudela siguen a continuación, transcritas del video que se publicara en Facebook, en You Tube y en Internet.

Evaluación de la difícil situación actual del país

Hay una profunda decadencia y descomposición del gobierno peruano iniciado por la confrontación entre PPK y el Congreso que culminó con la elección de Vizcarra que no ha funcionado, originando una crisis política sin precedentes. Estamos ante una persona que abusa del poder que tiene, sin autoridad moral para gobernar. Su vacancia constitucional ha desatado una violencia y disturbios callejeros que han llevado a un proceso de descomposición y deslegitimación del Estado frente a la población. Digo el Estado y no el gobierno, porque éste parece colaborar con el proceso para transformarlo, para cambiarlo, para conducirlo a una destrucción del orden constitucional con el cual el Perú ha progresado en sus últimos 20-30 años.

Efecto de la nueva cepa en la pandemia

Se sabe que esta cepa no empeora los síntomas pero es altamente contagiosa. Al 21 de diciembre tenemos un millón de contagiados, pero hoy el Sr. Marco Loret de Mola, director del Laboratorio Matemático MatLab Perú, ha dicho que los contagios pueden llegar a diez millones. En cuanto a esta cepa inglesa, no creo que hay una teoría de conspiración con respecto al Brexit. También hay una nueva cepa en Sud Africa. Estas nuevas cepas desde la aparición del virus hace un año corresponden a las mutaciones que se anticipaban. Con respecto a la inmunidad adquirida, se sabe que dura usualmente 8-9 meses, o sea que ahora pueden haber re-infecciones. Las vacunas se sabe que van a tener que repetirse cada año o año y medio.

Todo esto es una alarma para la apatía, la abulia del Estado peruano, al no haber tomado las precauciones necesarias, tales como evitar la escasez de oxígeno o la desatención hospitalaria. El Estado peruano ha fracasado estrepitosamente en las Américas, situación económica calificada por el Fondo Monetario Internacional como la peor manejada, con un grado de empobrecimiento monstruoso (caída del PBI a -13.9%) y 40% de empleos perdidos. Uno de los peores años fue en 1989 con Alan I y el terrorismo, con una deuda de 20 mil millones de dólares. Hemos retrocedido tres décadas cuando la caída del PBI fue de -12.3%. El endeudamiento externo es hoy 84,914 millones de dólares. Desde el tercer trimestre, esa deuda ha aumentado en 2,500 millones de dólares.

Esta es la peor crisis después de la guerra con Chile, con creces. No solo hemos perdido la guerra contra el virus sino también la guerra contra la cordura política. Hemos sido gobernados de una manera irresponsable, buscando el efecto político y no solucionando los problemas del pueblo peruano. Se la buscado gobernar para salir con la imagen correcta en la televisión y no se ha buscado para darle oxígeno a los peruanos, para darle remedios a los hospitalizados, para salvar vidas. Las prioridades están de cabeza. Se gasta en los medios de comunicación cifras apabullantes de publicidad, se gasta en consultorías cifras gigantescas sobre estudios que no van a ser aplicados porque no inciden sobre la realidad y, sin embargo, no tenemos un sistema de salud operativo que la población necesita.

Hemos tenido un gran fracaso, que es la obra maestra del marxismo, el castrismo y el chavismo. Esta obra de destrucción, este apocalipsis peruano tiene como precedente las malas políticas de los últimos veinte años, la irresponsabilidad de un presidente de cargarse 35 millones de dólares e irse al extranjero. No se ha gastado en los sistemas de salud, en hospitales, en la provisión de un stock de medicinas. Esto, pues, no es de ahora.

Lo que ello demuestra es que el gran discurso del anti-fujimorismo, que tiene por supuesto su fundamento porque todo proceso político tiene grandes defectos políticos, pero ese discurso populista ha servido para llevar con trabajo una gran estrategia para apoderarse del Estado, controlarlo y usufructuar de él. Y esa es la situación en la cual el Perú se encuentra ahora. Hemos llegado al punto por el cual este proceso de saqueo de los recursos públicos ha originado este sobre-endeudamiento de 84,914 millones de dólares, porque ello ha ido al gasto corriente. De éstos, 20 mil millones han venido de Toledo para acá, o sea realmente se ha convertido el Perú en una vaca lechera para una elite que, en el fondo, ideológicamente juega la izquierda, sin tener rumbos finales sus políticas. Ese es el socialismo del siglo XXI, esa es una de sus formas latinoamericanas, una es la argentina, otra la boliviana, la peor es la venezolana.

¿Qué es ser progresista?

Esa es una palabra falaz, no estamos progresando, nos estamos hundiendo en un pantano sin fondo. Estas políticas no conducen a nada, fuera de confrontar a los peruanos extremos, temas que pueden ser temas de dinero, de explotaciones agrícolas, temas de género, temas de sexualidad. Lo que hace este supuesto progresismo es enfrentar y abanicar lo que estas afirmaciones generan, pero no para conducir este proceso hacia   una solución. El tan cacareado igualitarismo no tiene ninguna propuesta política, fuera de atacar a sus adversarios.

La derogatoria de la ley agraria

Una monstruosidad, sin objeto. Una ley que ha servido al país durante 30 años y que, si hubiese algo que modificar, se modificaba la ley, pero no derogarla en su integridad sin ser capaces de tener una ley sustitutoria. Se quedaron en el limbo, en medio del caos, con agitadores profesionales y pagados, tomando carreteras con gente reclutada, con dirigentes extremistas y gente como son los piqueteros en la Argentina, reclutados del lumpen, del hampa, de las barras bravas. Esos son los mercenarios, no son idealistas. Están bloqueando en las zonas de mayor riqueza, Virú, la zona de Paracas, donde se encuentran los grandes desarrollos agropecuarios post “reforma agraria”, ganados al desierto, a la arena. Todo eso está siendo amenazado en este momento. Entonces yo encuentro que esta clase de ensañamiento ha querido halagar a los sucesivos gobiernos (Toledo, García, Humala, PPK, Vizcarra y ahora Sagasti) en aras a una falsa invocación a la responsabilidad y a la gobernabilidad. No hay tal responsabilidad y gobernabilidad. Si la hubiera, se habría atendido con responsabilidad la pandemia. No se ha hecho. Eso era la primera prioridad. Entonces, el tema laboral también habría sido manejado responsablemente. No puede ser que más de 30 mil empresas se hayan acogido a la suspensión perfecta y solo 5 mil hayan logrado hacerlo porque la SUNAFIL pone trabas insuperables y se supone que las empresas tienen cajas con muy limitados ingresos.

Así como el moto-taxista ha sido arrastrado violentamente (video mostrado al inicio de este programa) y malogran su instrumento de trabajo, así están haciendo los políticos que tú llamas progresistas. Estos son unos retrógrados. Y ni siquiera son marxistas, porque el marxismo disponía la abolición del Estado y por lo tanto la abolición de los partidos políticos. Una utopía malsana de un pseudo filósofo alemán, pero sin una estructura nacional, por lo que la historia lo ha refutado. Todos los presupuestos del marxismo comunista han desaparecido con el progreso de la revolución industrial y la revolución ecológica. Ha resultado ser una gran mentira. Pero, sin embargo, los socialistas del siglo XXI quieren todo el Estado para ellos, todo el control de la sociedad para ellos. Ellos no creen en el fin del Estado, ellos no creen en la sociedad comunista. Ellos creen en ellos. El partido tiene como única finalidad ser una organización formada para tomar el poder y controlar a la sociedad. Y esa es la realidad que vivimos hoy en día. Ahí podemos hablar de poder, pero no podemos hablar de autoridad moral. Y lo que estamos observando es un proceso de deslegitimación del poder político en el Perú y sus instituciones, hecho adrede, buscando el campo en construcción, adrede, derogando la agroindustria, haciendo que otros sectores como la minería hayan pasado a la defensiva.

Y como tú bien dices, esto es culpa del sector empresarial que, para conseguir prebendas, contratos con el Estado, proveedurías, etc., etc., pues le ha dado el amén a una sucesión de gobiernos y además ha tenido “un submarino” metido, un conjunto de altos burócratas que han sido los mismos a través de los años en todos esos gobiernos. Estos burócratas de alto nivel están en el rango intermedio, que no llega al piso. Han estado con Toledo, García, Humala, Kuczynski, Vizcarra y ahora con Sagasti. Son un mega-submarino atómico sumergido dentro del Estado peruano y creó una serie de complejidades en el proceso legislativo, en el proceso reglamentario (regulación), que hacen la vida de los peruanos cada vez más difícil, en todos los campos. Porque el 72% de la economía de todos los peruanos es informal. Cuando decimos que 40% de puestos de trabajo han sido perdidos irrecuperablemente, un tercio de las tiendas de venta al por menor han sido cerradas para no abrir nunca más. Pero ahí estamos viendo el lado de los que están dentro de la ley. Del otro 72% del Perú no sabemos nada. Ahí no hay juez, no hay Ipsos Apoyo, no hay Banco Central. Todos están a ojos de buen cubero.

Responsabilidad de jóvenes de la generación del bicentenario

En las edades hay espacios muy amplios, hay votantes de 17-18 o de 35. No creo que exista tal generación en forma nítida. La generación del bicentenario es un término para la propaganda política gubernamental, azuzada por la llegada al poder del presidente Merino, que fue constitucional, porque los congresistas vacaron a Vizcarra.

Pero han sido llamados golpistas

Todo el procedimiento fue impecable. El presidente de la República fue al Congreso, dijo lo que quiso, volvió a retar al Congreso; éste lo vacó con 105 votos. Lo que es inconstitucional es intimidar a los congresistas que tienen el mandato del pueblo, que son representantes de la Nación. Al haberlos intimidado y amenazado para que no presenten listas para reemplazar la mesa directiva y luego recurrir al truco de presentar una primera lista presidida por una comunista, la Sra. Silva Santisteban, para aterrar ese Congreso y al país, y luego la misma gente presenta una segunda lista única para que todo el mundo vote por Sagasti. O sea, se ha engañado al país de la peor manera, porque parte de una intimidación a la mayoría del Congreso, para garantizar que el partido Morado se haga del poder. Eso es absolutamente irregular, constitucionalmente.

¿Qué papel juegan los medios de comunicación en esto?

Bueno, el papel que les tocaba si reciben millones en publicidad estatal y no tienen ventas. Tenían que defender al Estado que los financiaba.

¿En qué situación quedamos?

Queda una elección el 11 de abril, en la cual hay que ser realistas. Hay que saber mostrar la realidad. Hay que ser muy valientes en las propuestas políticas y hay que no dejarse coaccionar por este “aparato de la corrección política de tener que repetir lo que se debe repetir”, cosa que incluso los directores y presidentes de Bancos han repetido como unos papagayos de la peor especie. O sea, es realmente penoso lo que está ocurriendo en el Perú.

 El Perú ya no es lo que era como país, con este gran servilismo y sometimiento. Es chocante para mi generación ver la situación en que se encuentra hoy en día. Nosotros resistimos, combatimos la dictadura militar. Hicimos todos los intentos posibles en los 80, sin éxito. Pero vinieron los 90 y comenzamos las grandes reformas sociales que el Perú reclamaba, que hoy se critica como si hubiera sido la peste. El Perú estaba en la ruina. Tenía 7614% de inflación en 1990. Eso es algo que la Sra. Verónica Mendoza pasa por alto y eso que la reforma agraria sacrificó al campesinado, lo empujó a la ciudad, y cito a DESCO, publicación por excelencia de ese ciclo ideológico, que señala que para 1989 cerca del 80% de la población del país vivía alrededor de 18 ciudades. El campo estaba abandonado. ¿De qué dignidad hablamos? Las tierras expropiadas, según la ley de reforma agraria, debían ser compartidas, no deberían ser minifundios ni latifundios. Ahora bien, no hablo de las tierras ganadas al desierto. De las áreas expropiadas, el 92% eran parcelas de una hectárea o menos, o sea el super-minifundio, la destrucción y pauperización de la agricultura peruana. Entonces, claro está, toda esta propuesta de una segunda reforma agraria que hacen ahora los comunistas, excomunistas porque saben que no hay Unión Soviética que los reconozca como comunistas, son simplemente partidos que se han organizado para hacerse del poder y dominar a sus sociedades, como en Venezuela, como en Bolivia, como en Argentina. Y una vez que las dominen, entramos en un proceso sin salida. Esta dominación se vuelve endémica, se prolonga con trucos políticos, trucos electorales y manejo de la propaganda política en los medios.

Ahora llegamos al tema de las encuestas

Bueno, la verdad la sabremos el 11 de abril. La verdad es que estas encuestas se hacen con unas muestras de 1200-1250 personas, y los grupos son seleccionados por las encuestadoras para que reflejen sus criterios sobre la opinión nacional, la opinión de un departamento, de una ciudad, teóricamente de acuerdo a todas las clases. Pero no hay que olvidar que cuando dicen que hay un error del 2%, de 2.5%, ese rango de error es de la opinión de 1250 personas, cuando la población hábil para elegir es de 20 millones.

¿El gobierno de Sagasti tiene la necesaria neutralidad para llegar al final de este proceso, o hay una suspicacia o temores en base a derecho?

Yo creo que hay problemas muy serios. Creo que la decapitación de la policía, de la supuesta reforma que ello significa, eso es un problema muy grave, una actitud hacia las fuerzas policiales, porque como tú puedes comprender, dar de baja a 18 generales no arregla nada. La reforma es una concepción integral que aplica las leyes a la policía y recién ahora están hablando de eso. Luego, también quieren introducirse en las fuerzas armadas y reformarlas, pero nadie sabe cuál es el propósito de esta reforma y lo que es más importante aún, nadie sabe por qué quieren reformar a las fuerzas armadas. O sea, ¿qué han hecho de malo? Derrotaron a Sendero Luminoso, derrotaron al MRTA. ¿Ese es el crimen de las fuerzas armadas? Entonces, desde el momento en que el gobierno permite que estas cosas ocurran, no quiero poner la responsabilidad sobre los hombros del presidente, pueda que quiera hacer un algo posible, pero en el contexto ideológico del cual él procede, la gente con las cuales él está rodeado, los criterios políticos de un gobierno para hacer reformas, si no tienen razones materiales para hacerlas, es que son ideológicas. Es que las fuerzas armadas y policiales no responden a los cambios ideológicos del socialismo del siglo XXI, y por lo tanto hay que modelarlos para fortalecerlos como fuerzas armadas políticas y policía política. Eso es enormemente grave, porque todo el esfuerzo desde antes del siglo XIX, a partir del gobierno de Piérola en 1895 hasta el gobierno de José Pardo en 1919, la razón de escoger la Misión Francesa para las fuerzas armadas peruanas fue que sean neutrales en la política, fue tener unas fuerzas armadas leales a la república, adversas a los golpes de estado. Si yo politizo las fuerzas armadas, las convierto en un instrumento del poder caviar y entonces naturalmente me deslizo a un sistema como el peronismo argentino, o el sistema del MAS en Bolivia o el chavismo de Venezuela, en los cuales las fuerzas armadas y policiales están uncidas al cargo del gobierno y eso es muy grave. Entonces, jamás ninguno de los reformadores han sido capaz de decirnos qué está mal en las fuerzas armadas del Perú, pues para ellos las fuerzas armadas han destrozado el suelo violento revolucionario. Eso exuda el informe de la Comisión de la Verdad, que en ningún momento atribuye responsabilidad personal a los terroristas por la muerte de 40,000 peruanos y se fueron a las comisiones sociales. Eso es el informe de la comisión de la verdad, es una justificación encubierta de la violencia. En los últimos 20 años hemos sido gobernados en un contexto ideológico que está floreciendo ahora, pero la planta ha demorado veinte años en crecer.

Palabra caviar, tu versión o definición.

El caviar es un marxista que ya no cree en el marxismo. Es un comunista que ya no cree en la sociedad comunista. Ya no cree que se va a poder superar la dictadura del proletariado y llegar al punto utópico que Marx planteó. El caviar es un término francés, el “gauche caviar”, izquierda caviar. Son gente que vive muy acomodadamente, luctuosamente, porque sabe que son un partido y sabe que ese partido está usufructuando en el Estado, lo cual es la negación del antiguo comunismo. En pocas palabras son, lo que se llamaba “revisionistas”. No son marxistas, son socialistas sindicalistas. Lo que los caviares quieren, con sinceridad o sin ella, es deshacerse del Estado para llegar a la comunidad socialista o a la autogestión total, en el caso de los anarquistas. El caviar es un nihilista, es un ex-socialista que está sentimental y apasionadamente atado a un grupo de personas, a la alienación política y quiere ser un funcionario dorado que controle a la sociedad. Eso es un caviar.

Los caviares se aliaron con PPK y luego se integraron con Vizcarra. Creo que ahora están gobernando con Sagasti, ¿o es una exageración?

No, no es una exageración. Están gobernando desde la época de Paniagua. Han estado con Toledo. Alan, a tal punto no los combatió que decidió nombrar como premier a Yehude Simon, que había estado vinculado al MRTA. Alan aplicó aquí la política de Maquiavelo, la política práctica. Pero los textos escolares vienen de la época de Toledo, si no antes.

A mí no me gusta usar la palabra caviar. Es una palabra poco seria, parece como una broma. Son socialistas del siglo XXI, que han estado infiltrando al Estado peruano desde el año 2000.

La expresión “peruanas y peruanos” ¿viene a ser una forma de infiltración?

Lo es, porque naturalmente estas personas no están compartiendo una ideología peruana. O sea, este es un socialismo de control que se gesta alrededor de las ONG’s internacionales y se cristaliza en las reuniones de la Asamblea General de las Naciones Unidas y se quiere interpretar las recomendaciones que se dan en la Asamblea General como si fueran vinculantes. La carta de las Naciones Unidas es categórica. Las resoluciones de la A.G. no son sino recomendaciones para quien quiera seguirlas. Lo dice expresamente la Carta de las Naciones Unidas. Significa que yo puedo votar a favor de un tema en la A.G. y al día siguiente hacer todo lo contrario. Lo mismo sobre el artículo 10º de la Declaración de Rio. Se llama Declaración porque no es vinculante, sin embargo han tratado de pasar de contrabando el Acuerdo de Escazú.

Este socialismo que yo llamo de control social, es internacional, es el globalismo. Es lo que ahora está proponiendo Klaus Schwab en Davos, Suiza, quien ha dicho que quiere la confluencia de Lenin, Engels y Marx. Eso es imposible económicamente y filosóficamente. Dice que la pandemia logró humillar a ellos y aterra más aún a sus auditores y les dice que va a haber un hackeo universal con colapso de los sistemas informáticos y que los aviones se van a caer en el aire, que las centrales eléctricas van a parar, que las torres de control de los aeropuertos no van a poder dirigir bien el tráfico. Es una especie de terrorismo, dicho metafóricamente, para adquirir poder. No es una cosa peruana. Los peruanos, en eso, el socialismo de control peruano es un obediente espectador de las tendencias mundiales. Acá no hay ONG’s como la Open Society… (¿de Soros?) …A Soros se le carga todo, como a un chivo expiatorio. Hay muchas ONG’s.

Háblanos del Partido Demócrata

Yo creo que la gran batalla de Trump ha sido justamente contra eso, el socialismo de control. Su política económica, su política internacional, su política laboral, fueron éxitos absolutos hasta que apareció el Covid-19. Es algo que no puede desconocerse. Trump se enfrentó a este socialismo del siglo XXI que está encarnado en el Partido Demócrata y que tienen gente muy radical, como Tamara Harris, la vice-presidenta de Biden, como Bernie Sanders, y no lo ocultan.

ABH enseñó video de policías en NY, rápidamente sofocando disturbios

Así es como se aplica la ley. Aquí, a los vándalos les dan rienda suelta y no son condenados, más aún glorificados. Estamos hablando de democracias aparentes. Los mecanismos de financiación de una clase parasitaria en consultorías son los mismos, tanto en Argentina como en otros países. Martha Harnacker fue asesora del Comandante Chávez y popularizó el término “socialismo del siglo XXI”, concepto formulado en 1996 por el sociólogo alemán Heinz Dietrich Steffan, porque sabía que no era el marxismo-leninismo sino un socialismo de control social.

¿Cómo superamos esta crisis de valores? Hay una enorme desilusión. ¿Es posible que esto cambie el 11 de abril o estamos perdidos?

Yo no creo que estamos perdidos. Yo creo que es una batalla que se puede ganar perfectamente. Yo creo que este socialismo de control es un fenómeno de las clases medias-altas, que pueden pagarse su educación universitaria. Creo que su reserva moral es aplastante. Creo yo que por eso el comunismo nunca ha ganado una elección en el Perú. Es porque La Victoria, Breña, Ate-Vitarte, los Conos, no votan por el comunismo. No están dispuestos a sacrificar lo que han ganado con una vida tan dura de trabajo. Abandonados por el Estado y al margen del Estado, esa gente ha combatido heroicamente en la construcción de sus hogares, de sus pequeñas empresas. Y han venido de una pobreza cósmica generada por la revolución socialista del General Velasco Alvarado. Y esa gente ha logrado surgir. Esa es la gran mayoría de peruanos. Yo creo que el socialismo de control debe saber que ESE es el electorado. No pierdan su tiempo con el empresariado. El empresariado puede llenarse sin que tenga el poder. Que no pierdan su tiempo con las clases medias ideologizadas que lamentablemente se han creído el cuento del socialismo igualitario, de genios, inclusivo. Hasta Mario Vargas Llosa se ríe a carcajadas de su pobre castellano, porque nunca fue un buen político pero sí sabe castellano. El socialismo quiere crear un lenguaje orwelliano, un lenguaje impuesto por el miedo si tú no hablas como ellos. Se produce la cultura de la Cancelación, que no tenía nombre pero se ha etiquetado en esta última elección americana. Y esa etiqueta ha sido puesta por los mismos socialistas de control, por el Partido Demócrata, que son los que pretenden cancelar a quienes no piensan como ellos. Ellos buscan la muerte de la democracia, porque la democracia es pluralista. Yo recomiendo “1984” de Orwell, porque esa novela explica la metodología. No hay derechas o izquierdas ni centro. Solo hay ellos y la Cancelación.

Es fundamental que el pueblo no tenga dudas. Hay que pensar que estamos en una lucha y hay que actuar en consecuencia. Eso significa actuar en todos los campos, en la economía, en la cultura, el lenguaje. Ellos buscan la destrucción del pluralismo a través de la denigración del adversario.

Te pido un mensaje a los jóvenes. Un millón de ellos van a votar

Una primera invocación es que lean. Si yo tuviera un curso de introducción a la política de los socialistas del siglo XXI, el primer libro que recomendaría sería “1984”.

Que consideren el fenómeno de la libertad. La libertad aparente es salir a las calles a tirar piedras. La libertad real es poder cambiar de opinión y hacerlo con libertad, la libertad real es poder escribir lo que uno quiere sin que sea rechazado por los medios y poder expresarse públicamente. La libertad de verdad es poder profesar las creencias religiosas que una persona pueda tener sin que sea denigrada por ello. La libertad es no aceptar lo moralmente despreciable en nombre del progresismo.

Y estas reflexiones se aplican a cada individuo. El Perú no es una abstracción. Cuando uno va a votar, se va a votar por uno mismo. La pobreza intelectual es el discurso de los socialistas, es penosa. ¿Dónde están sus programas? ¿Dónde están sus proyectos? No existen. Toda su propaganda política está basada en un documental tendencioso sobre la reforma agraria que solo representa el 5% de lo que en realidad fue.

Entonces, informarse. Votar por la libertad. Estudiar las personalidades de los candidatos. Emplear tiempo en saber por quién votamos.

 

Este blog se ha esforzado siempre en promover que el electorado peruano sea verdaderamente informado. Al no tener el país una cultura de Debates Pre-electorales, la entrevista al Dr. Tudela fue impresionante por su escolarizada y acertada descripción de nuestra caótica situación política. Por lo tanto, es prudente presentar esta transcripción para que llegue a la conciencia del electorado, con la ayuda de los lectores. El próximo 11 de abril los peruanos sellarán el destino de una República que, al cumplir 200 años, está amenazada por la destrucción de su libertad, de su democracia.

 

Transcripción por Jorge E. Uceda del Campo

Miraflores, 10 de enero 2021.

 

 

 

sábado, 19 de diciembre de 2020

DEL COVID-19 A LA PESTE MORADA

 

En los últimos 30 años, el Perú pasó de la quiebra institucional y productiva a una recuperación socio-económica que dio que hablar en Latinoamérica. Desafortunadamente, los vicios del poder no permitieron a los peruanos alcanzar las ansiadas reformas legislativas, educacionales, sanitarias y laborales que los hubiera llevado al desarrollo.

Los partidos políticos fueron sometidos a dos “bombas atómicas”, la dictadura de Velasco de 1968-1975 y la autocracia de Fujimori de 1990-2000. El resultado fue la descomposición y la lenta re-estructuración de los partidos políticos peruanos. Una mirada fría y desapasionada a fines de 2020 no reconoce ningún partido político en este país, tan solo 24 agrupaciones inscritas para el proceso electoral de abril 2021.

Una nación sin partidos políticos es característico de retrógradas dictaduras comunistas o de debilitadas democracias enfermas por una rampante corrupción; no cabe duda que somos ejemplo de lo segundo y nuestra desgracia sería convertirnos en lo primero.

Los peruanos que emplean casi todo su tiempo dedicados a Facebook, Instagram, Tik Tok o a “la caja boba”, solo confían en las protervas encuestas para “informarles” por quien deben votar en esa no tan lejana primera semana de abril. Esta inmadurez cívica es bien conocida por la prensa vendida y los dueños de las encuestas, lo cual les permite lucrar con la manipulación de una sociedad que discurre por las nubes del conformismo y la indiferencia. Es de esperar que la historia –y acaso, la justicia- algún día señalarán a los traidores de sus obnubilados ciudadanos.

Pero hay otro tipo de traidores, como aquellos que –usufructuando del poder- se encontraron con una pandemia viral y la usaron para engañar a las mayorías con la complicidad de una minoría obsecuente. El gobierno genocida de Vizcarra causó 80000 muertes en este país y lo menos que pudo hacer el timorato Congreso fue vacarlo. Y así pasamos del Covid-19 a la Peste de Albert Camus, el genial existencialista francés que idealizó los efectos que una plaga podía tener sobre una determinada población. Esos efectos los estamos viviendo en nuestro terruño con una peste de color morado.

En el Perú, a partir del 18 de noviembre, nos encontramos gobernados por “un amateur con ínfulas pedantes aunque con verbo y atuendo de trovador”, según la inteligente y exacta descripción de Luis García Miró. Ya se ha descrito cómo esta anomalía tuvo lugar en nuestra debilitada y corrupta democracia así como la infiltración de comunistas, especialmente en los poderes Ejecutivo y Judicial.

Este gobierno no tiene nada que hacer soñando con reformar las FFAA y la PNP del Perú. No tiene el tiempo ni el derecho para acometer tamaño despropósito. Además, está groseramente incumpliendo velar por unas transparentes elecciones en abril 2021, al promover su progresía morada y permitir la difusión de corruptas encuestas. No apreciamos ninguna intención de organizar esclarecedores debates, toda vez que la población parece dormitar ante la preocupante situación socio-política, algo que ahora es evidente hasta en este gabinete de transición.

El manejo de la pandemia sigue tan errado como antes. La ministra de salud debe renunciar por su probada incapacidad de gestión. Los sanitaristas están mal provistos y permanecen impagos. El primer nivel de atención carece de insumos. No hay pruebas moleculares. Las estadísticas no son confiables. Urge una recomposición científica del comando Covid. No sabemos la situación actual en los centros de salud. Las recientes medidas para las fiestas son absurdas, provenientes de sujetos que llegaron al poder fomentando la grita callejera y que ahora ha logrado gestar 198 conflictos sociales.

Mientras la población sigue amenazada por una pandemia que ya parece haber registrado 2600 nuevos contagios hace unos días -muchos causados por los marchantes- la intensa actividad en los mercados reflejan un descuido general por falta de liderazgo. El revuelo originado por las vacunas prometidas “pero frustradas por la vacancia” no debe dejar la salud en manos de los incompetentes de hoy, perdidos en un mundo fantasioso, mientras sus amigos comunistas siguen minando una democracia herida y confusa.

La situación económica soporta ahora los embates a la agro-exportación y la minería, que junto con la pesquería eran nuestras más importantes fuentes de divisas. La pobreza y la informalidad se han incrementado y varios importantes proyectos se encuentran paralizados.

¿Cómo enfrentar esta Peste que hemos descrito?

1.       Los 105 congresistas que vacaron a Vizcarra deberían reaccionar y recuperar la mesa directiva. Ya no tienen tiempo para posturas populistas o mediáticas. Fue un error nefasto reaccionar ante las protestas revoltosas, derogando la Ley de Promoción Agraria. Ahora se enfrentan a una pretendida propuesta para cambiar la Constitución, lo cual no puede pasar. Hay que asumir un rol fiscalizador a un ejecutivo ideologizado e ineficiente. Es necesario que surja un liderazgo capaz y valeroso para culminar con cierto decoro el errático y pobre desempeño del Congreso de la República.

2.       Los candidatos presidenciales más idóneos y preparados para gobernar por su conocimiento y experiencia, deben aparecer a nivel nacional y presentar sus programas en forma detallada y didáctica. Los debates electorales serán bienvenidos y permitirán que la población los conozca y puedan hacerles llegar sus diferentes inquietudes. La presentación de sus equipos de trabajo será invalorable para el elector. Las propuestas deben ser refrendadas por estudios previos y no por sueños de opio, lo cual será fácil de diferenciar. El peruano no es tonto.

3.       No hay que dejar de pensar en los Organismos Tutelares del Estado, especialmente las FFAA, la PNP y el Defensor del Pueblo. El Tribunal Constitucional puede estar adquiriendo una mayoría democrática, pero el Ministerio Público y la Junta Nacional de Justicia padecen de un sesgo ideológico. Los Organismos Tutelares son nuestra última línea de defensa para evitar convertirnos en una retrógrada dictadura comunista.

4.       Desde luego sería muy beneficioso que la población despertara. Ese sería nuestro Canto General desde las Alturas de Machu Picchu.