lunes, 30 de enero de 2023

INDIGNACION: BASTA YA SEÑORA BOLUARTE

 

     Con el debido respeto, usted no me representa. Usted heredó el gobierno corrupto del comunista Pedro Castillo y, sin ninguna duda, el puesto le queda inmenso ante su limitada capacidad. No me impresiona la “verborrea” de sus mediocres y asustados consejeros, pues las inmensas mayorías ciudadanas están sufriendo en carne propia el venenoso influjo de la corrupción y el comunismo que asola al país.

     No hay tiempo para hacer diagnósticos. El Perú está en Cuidados Intensivos y ahora hay que resucitarlo y operarlo sin demora. Usted señora debe saber que aquí no hay manifestantes, hay senderistas empujando masas de campesinos comprados con los pocos soles que ellos no pueden acceder con su trabajo, mientras que otros son obligados a obedecer el paro para evitar la canallesca destrucción de sus puestitos a la entrada de sus chozas; pero la mayoría lo conforma aquellos miserablemente engañados por vuestros interminables consejos de ministros descentralizados, que utilizaban un masivo populismo electorero para sembrar odio de clases, victimizarse y promover la lucha armada.

     Usted, señora, inflamada por las arengas de su socio político, declaró enfáticamente su unidad con el eventual golpista, en tanto éste se enredaba cada vez más en su desgobierno y su corrupción. El comunismo ideológico fracasaba en su intento por expandir su dominio latinoamericano, pero entonces reapareció el otro comunismo, el de los “comechados”, el que inicialmente fue ignorado por Castillo, el que agazapado y en silencio observaba la lenta destrucción del país. Entonces los despreciables caviares, capitaneados por el señor de las chalinas, la hicieron mudar de estrategia. La situación se presentaba inmejorable: vacar al incapaz y constitucionalmente asumir el poder. Y así ocurrió. La prensa traicionera se disfrazó de “alternativa” y ciertos canales televisivos continúan con su canallesca desinformación.

     La sucesión constitucional puso a Dina Boluarte al mando. Como ella bien sabía, se venía lo que tanto promocionó el premier de Castillo: Apareció el ataque senderista y ahora la incendiada pradera grita disolver el congreso, destituir a “la traidora”, implantar la constituyente y liberar al “mártir del pueblo”. Entre las muchas acciones que le impiden deslindar de su reciente pasado, aún no ha expulsado al embajador de Cuba, el jefe de la inteligencia enemiga. El gobierno actual, durante casi un mes, tercamente se niega a llamar terrorismo a la severa disrupción del orden interno en todo el país, incluyendo a una clara invasión externa en nuestras fronteras del sur.

     Aquí debemos mencionar que el Estado es una organización política que integra a una población en un territorio bajo una autoridad. En el Perú, los Organismos Tutelares del Estado están constituidos por las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional, el Tribunal Constitucional, la Junta Nacional de Justicia, el Ministerio Público y la Defensoría del Pueblo. Su función consiste en velar por nuestra soberanía, mantener el orden interno y buscar el fiel cumplimiento de las disposiciones de nuestra Carta Fundamental, cautelando los derechos de la ciudadanía. Según el Artículo 165º de nuestra Constitución, las FFAA tienen como finalidad primordial garantizar la independencia, la soberanía y la integridad territorial de la República; asumen el control del orden interno de conformidad con el Artículo 137º de la Constitución. En cuanto a la Policía Nacional, el Artículo 166º expresa su finalidad de garantizar, mantener y restablecer el orden interno, prestar protección y ayuda a las personas y a la comunidad, garantizar el cumplimiento de las leyes y la seguridad del patrimonio público y privado, y prevenir, investigar y combatir la delincuencia.

     Lo arriba expuesto y los sucesos altamente difundidos por la prensa visual y escrita, nos llevan a condenar la inercia e irresponsabilidad del ejecutivo ante la absoluta y criminal violación del Estado de Emergencia decretado este 15 de enero, y no ordenar la intervención reglamentaria de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional en todo el territorio nacional, según ha sido claramente aconsejada por Inteligencia y respetable experiencia civil y militar. Nosotros seguimos indignados por el infame maltrato a una desarmada PNP que ha sufrido cientos de heridos y la inmolación del Héroe Nacional José Luis Soncco Quispe.

     La despiadada conducta comunista de causar muertes para atacar la democracia no se inmutó con las ocurridas durante los desgobiernos de Sagasti y Castillo. Cuando las satrapías cubanas, venezolanas, bolivianas y nicaragüenses asesinaron y torturaron a incontables demócratas, ningún caviar comunista molestó a sus camaradas internacionales. Sus crímenes de lesa humanidad se mantienen impunes y eso los textos escolares deben enseñar a nuestras próximas generaciones para que crezcan fuertes y con nobleza. En estos días estamos asistiendo a escaladas terroristas que no están bajo control. Es urgente armar a la Policía y a las FFAA para controlar este desorden político y delincuencial. Como bien dice Fernando Rospigliosi, se requieren soluciones radicales, dolorosas pero indispensables, para defenderse del ataque del terrorismo comunista aliado con bandas de malhechores, que es la definición del socialismo del siglo XXI”. Si la señora se empeña en su desastrosa inacción, debe resignar la posta a favor del Presidente del Congreso, pues el país no da para más. Esta sería la única posibilidad de cautelar el orden constitucional. Lo que el Perú necesita es un Presidente Jefe de las FFAA y PNP que recupere el orden interno y le quite el miedo a inmensos sectores del Perú profundo que solo piensa procurar su sustento familiar; solo entonces podrán asistir bien protegidos a depositar un voto libre de amenazas.

     Nada se logrará con la estéril discusión sobre adelanto de elecciones, que es lo que busca la turba comunista, ahora que aún cuenta con su fraudulento poder judicial. ¿Acaso olvidamos que ese es el mecanismo utilizado por el comunismo internacional para dominar el congreso, el último reducto de la democracia? Ya lo decía anoche, muy oronda, la periodista caviar: “ahora la pelota está en la cancha del Congreso”. No, señora, la pelota la tiene nuestro mejor equipo, las fuerzas armadas y policiales.

     Sin embargo, el viernes 27, el Congreso había aprobado reconsiderar adelanto de elecciones para 2023; la propuesta fue presentada por Fuerza Popular, argumentando la persistencia del vandalismo en el país. Tamaña ingenuidad fue pronto secundada ayer por nuestra “aterrada” presidente, demandando que el Congreso apruebe un nuevo adelanto de elecciones para octubre 2023 y amenazando con presentar decretos legislativos de urgencia para una reforma total de la Constitución. Da la impresión que Boluarte ha cedido al chantaje de los senderistas. ¿O aquí hay un gato encerrado?

     Hoy, nuestro Congreso enfrenta un nuevo y peligroso camino. La población está de acuerdo con la proyectada elección para abril 2024. La mayoría demócrata debe exigir al Ejecutivo aprobar el control absoluto del desorden y el caos mediante el desempeño profesional de nuestras FFAA y PNP. Es inquietante la proyectada y divergente posición del fujimorismo. El país no soportará caer en los errores del pasado. Ha llegado el momento de mantener una sólida unión democrática para no caer ante un adversario que pretende convertirnos en un campo de concentración.

     La inmensa mayoría del país necesita orden, paz y trabajo. Este gobierno de transición no nos representa. Nosotros tenemos la Fuerza, no lo olvidemos.

 

 

 

domingo, 22 de enero de 2023

INDIGNACION

 Por lo sucedido en la noche del jueves 19 de enero en Lima.

     Por la cobarde e insuficiente respuesta del gobierno al ataque senderista a la Capital.

     Por su imperdonable torpeza al prescindir de los servicios de Inteligencia del experto Juan Carlos Liendo, designado jefe de la DINI el 18 de diciembre por Pedro Angulo, presidente del Consejo de Ministros y retirado el 3 de enero por Alberto Otárola (PCM desde el 21 diciembre y ex abogado de Dina Boluarte durante su Acusación Constitucional del Congreso) por haber sostenido que las violentas protestas que siguieron al justo encarcelamiento de Castillo eran de corte terrorista.

     La torpeza aludida arriba fue seguida de la declaración presidencial que los invitaba a los viajeros del sur a tomar Lima. Durante la ceremonia de la inauguración jurisdiccional del Tribunal Constitucional para 2023, el 17 de enero, Dina Boluarte dijo textualmente: “Yo los llamo a tomar Lima, pero en calma y en paz, yo los espero en la casa de Gobierno para poder dialogar sobre las agendas sociales que tienen".

     ¿Y el Estado de Emergencia decretado por Boluarte y Otárola el 14 de enero? En El Peruano se lee: “A partir del 15 de enero y por 30 días calendario se declara el estado de emergencia para los departamentos de Puno, Cusco, Lima, provincia constitucional del Callao, provincia de Andahuaylas (Apurímac), provincias de Tambopata y Tahuamanu (Madre de Dios), distrito de Tarata en la provincia Mariscal Nieto (Moquegua)”. El decreto comprendía a varios tramos de la red vial, incluyendo a la Carretera Panamericana Sur1. ¿Cómo es posible que se permitiera que cientos de manifestantes viajaran del sur a la capital en camiones, buses y camionetas? ¿Quién diablos hace cumplir la ley en el Perú? Esta sospechosa movilización delincuencial del campo a la ciudad fue permitida por los que dictaron un decreto supremo que la turba olímpicamente ignoró. Y las otras instituciones del Estado, la prensa, la ciudadanía ¿qué dijeron?

     El 18 llegaron a Lima y se alojaron en San Marcos y la UNI. Ya la organización les tenía agua y comida y sitios donde dormir. Mientras el rector de UNI les daba la bienvenida, la rectora de San Marcos hizo honor a la Casa de Estudios más antigua de América condenando la invasión delictiva y exigiendo su remoción.

     El ataque a la capital del 19 de enero ha quedado masivamente documentada por la prensa y el moderno y muy efectivo sistema de cámaras de la Municipalidad Metropolitana de Lima. Los fiscales han recolectado minuciosa información para identificar a los terrucos que incitaban a mercenarios vandálicos buscando muertitos, mientras atacaban salvajemente a nuestros valerosos policías, impedidos por Otárola de usar sus armas de reglamento.

     Mientras tanto, los terroristas en el sur atacaban nuevamente los aeropuertos de Juliaca, Cusco y Arequipa, ante la ausencia de la fuerza armada. Solo fueron repelidas por policías con escudos y gases lacrimógenos.

     Es indignante la pusilánime respuesta del gobierno ante los ataques del castro-chavismo internacional, el narco-terrorismo latinoamericano y una camarilla de traidores a la Patria, apoyados vilmente por las ideologizadas Comisión Interamericana de Derechos Humanos y Organización de Estados Americanos. ¿O es que aún se pretende engañar a la ciudadanía como hicieron los que traicionaron a las mayorías latinoamericanas? Cuba, Venezuela, Bolivia y Nicaragua fueron convertidas en naciones comunistas hace ya 64, 24, 19 y 16 años, respectivamente. ¿Cuántos muertos, desaparecidos y torturados han producido esas dantescas dictaduras, con el silencio de la CIDH y la OEA? Hoy, el “gobierno peruano” se cuida de reprimir al neo-senderismo –a quienes solo los denomina “manifestantes”- para evitar el “costo social”, enviando a policías desarmados, mientras el vandalismo asesino incendia comisarías, asentamientos mineros, oficinas descentralizadas del poder judicial, propiedad pública, buscando asaltar aeropuertos e hidroeléctricas y hasta colgando animales muertos de los postes; al fracasar su “toma de Lima”, dejaron en cenizas un hermoso edificio centenario cercano a nuestra Plaza San Martin.

     Lo que nos lleva finalmente a la gran pregunta: ¿Por qué no salen las FFAA a cumplir su función constitucional? La respuesta tiene varias interrogantes: ¿Qué hemos hecho como ciudadanía para corregir legalmente la enorme injusticia a nuestros militares que derrotaron a Sendero? ¿Acaso los indemnizamos como la caviarada indemnizó a los terroristas? ¿Cómo es que el Congreso de la República y nuestros más connotados constitucionalistas hasta ahora no hayan siquiera presentado un proyecto de ley que proteja a nuestros uniformados por cumplir su deber constitucional?  

     Es indignante ver que los peruanos no sigamos el ejemplo de otros seres humanos que habitan en países de primer mundo. Nos hace falta liderazgo y tesón para preservar nuestra democracia y libertad con el fin de asegurar el progreso de nuestras próximas generaciones. Aunque parece que está surgiendo una lideresa entre nuestra juventud congresista.

REFERENCIA

www.gob.pe Decreto Supremo Nº009-2023-PCM

sábado, 14 de enero de 2023

ESTA NO ES SOLO UNA GUERRA IDEOLOGICA


     29 de julio 1888: En plena campaña para recaudar fondos para el rescate de las provincias cautivas de Tacna y Arica, nuestro poeta Manuel Gonzáles Prada hizo recitar en el Teatro Politeama de Lima su famoso Discurso que terminaba con una estrofa lapidaria: “¡Que vengan árboles nuevos a dar flores nuevas y frutas nuevas! ¡Los viejos a la tumba, los jóvenes a la obra!”

     Por esos aciagos días, el poeta exhortaba que “Cuando tengamos pueblo sin espíritu de servidumbre y militares y políticos a la altura del siglo, recuperaremos Arica y Tacna, y entonces y sólo entonces marcharemos sobre Iquique y Tarapacá” .Solo el heroísmo de los tacneños nos permitió alzarnos sobre los escombros. El traidor ejército boliviano abandonó a Bolognesi en el Morro y, habiendo perdido Antofagasta en el Pacífico, huyó a La Paz.

     El Perú pre-incaico, que se formó alrededor del siglo XII, llegó a tener 2.5 millones de kilómetros cuadrados con Huayna Cápac en 1533. Esta gran superficie se contrajo 50% durante la Colonia y, al final del siglo XIX, perdimos 100,000 Km2 con la Guerra del Pacífico, mientras Bolivia perdió 250,000 Km2. El Perú moderno quedó reducido a 1.3 millones Km2. Ahora un sátrapa boliviano pretende separarnos de nuestro heroico Sur para obtener su salida al mar.

     Durante la década del 80 y principios del 90 el país sufrió el Terrorismo de Sendero Luminoso, derrotado por nuestras valerosas fuerzas armadas y policiales. Posteriormente, el Partido Comunista del Perú engendró cientos de traidores que se dedicaron a vivir de las ubres del Estado mientras infiltraban la educación y la justicia para conquistar el poder por la vía de las urnas. El error de Fujimori de someterse a la dictadura y a la corrupción dio paso a dos gobiernos nefastos, uno transitorio y el otro democrático, que permitieron la aparición de una ideologizada Comisión de la Verdad, que resultó en la liberación y reparación civil de cientos de terroristas y la absurda acusación legal de violencia por parte de las FFAA y Policiales.

     Con el advenimiento del siglo XXI, la indiferencia e ingenuidad ciudadanas y el insensato divisionismo de los políticos “democráticos” tuvieron que enfrentarse al comunismo internacional, que trataba de conquistar Latinoamérica para compensar su fracaso en Europa y Asia. En el Perú, sus riquezas naturales son estrategias geopolíticas que el comunismo busca denodadamente capturar. Así llegamos al increíble “triunfo electoral” del golpista Castillo, motivando el 10 de junio 2021 mi blog “El Perú está en guerra contra el comunismo internacional”, alertando que no me parecía que estábamos ganando la batalla. Como a fines del siglo XIX, nos encontrábamos aletargados y divididos.

     El 8 de junio 2022, escribo “Guerra al comunismo: Aclarando estrategias”. Después de casi un año de un desastroso y corrupto gobierno, muchos opositores aún sostenían enfrentar al enemigo “dentro de la ley, la Constitución, la democracia y el Estado de Derecho”. Sin embargo, ya aparecían voces alertando que la lucha era contra un enemigo diferente. ¡Los peruanos estábamos en guerra contra el castro-chavismo! La traición a la Patria era evidente. La banda delincuencial que nos gobernaba tenía al más miserable espía cubano, mantenido con nuestros impuestos, en una cómoda y bien equipada mansión diplomática. El Congreso de la República tendría que haber convocado a las FFAA y Policiales para asumir su deber constitucional como fuerza titular del Estado. Sin embargo, los constitucionalistas no atinaron a promover la necesaria protección legal a nuestros valientes militares, que no pueden olvidar la infame justicia caviar. Los defensores de la Patria también tienen una familia que proteger y velar por su prosperidad.

     En medio del desconcierto, apareció la doctora Patricia Benavides como la nueva Fiscal de la Nación. Su valiente y experto trabajo arrinconó al corrupto Castillo y determinó su caída el 7 de diciembre 2022. Para entonces, la descarada campaña de los “Consejos de Ministros Descentralizados” -costosísimos viajes a todos los rincones del país convenientemente publicitados por la prensa estatal- había fomentado el resentimiento social, predicando la subversión y engañando a poblaciones criminalmente empobrecidas y sin otra esperanza que las falsas promesas del mitómano.

     Hoy, al escribir estas líneas, la guerra ideológica se está convirtiendo en una guerra convencional, pero aún sin campos de batalla definidos. Tardíamente se está demostrando que el enemigo no era un partido político ignorante y corrupto sino el castro-chavismo financiado por el comunismo internacional. Encarcelado el golpista, las protestas minuciosamente organizadas aparecieron en distintas regiones del sur, incendiando instituciones del Estado, bloqueando carreteras y tomando aeropuertos. La intervención de las fuerzas del orden no se hizo esperar y entonces la turba empezó a herir policías con piedras, bombas Molotov y agresivo armamento artesanal. Pronto se hizo necesaria la intervención conjunta de nuestros Organismos Tutelares, las fuerzas armadas y policiales, la declaración de toques de queda y las muertes comenzaron a producirse. Esto es lo que típicamente buscaban los comunistas para exigir las renuncias de la presidente, el cierre del Congreso y la convocación a una asamblea constituyente. Luego de una conveniente tregua por las Fiestas Navideñas y Año Nuevo, la violencia recrudeció y se hizo definitivamente terrorista. Un heroico policía fue cruelmente ajusticiado y más peruanos perdieron la vida. Las autopsias demostraban lesiones de balas dum-dum que no emplean las fuerzas del orden. De Bolivia ingresaron 126000 de dichas municiones al sur peruano. Las investigaciones avanzan y hoy se trasladaron a Lima los primeros delincuentes capturados.

     En medio de la tragedia, el Tribunal Constitucional publicó una increíble sentencia cautelando el derecho constitucional de incurables terroristas para formar partidos políticos, ocupar la presidencia y escaños legislativos y trabajar en el Estado. Estos tribunos pretenden permitir que el país se convierta en un infierno peor que el dantesco. Ni hablar de la “defensora” del pueblo. En realidad solo nos quedan las FFAA y Policiales, el Ministerio Público, la prensa libre y unos 65 congresistas. La población demócrata no tiene armas, pero sí incontables luchadores, muchos marchando contra la violencia y proclamando el reinado de la paz.

     Párrafo aparte merece la torpeza del premier Alberto Otárola y la presidente Dina Boluarte de deshacerse del Coronel EP (r) Juan Carlos Liendo O’Connor como Jefe de la DINI, precisamente ahora que la Inteligencia es tan urgentemente necesaria en el Perú. Liendo es un académico de la geopolítica latinoamericana y conocedor de la estrategia comunista internacional.  Este grave desliz, sumado al criminal envío de policías desarmados a enfrentar turbas de terroristas mercenarios premunidos de pertrechos militares, alimenta la necesidad de dar paso a combatientes profesionales con probada experiencia de combate contra los actuales disfrazados senderistas. Nuestras fuerzas del orden deben actuar dentro de un toque de queda de 24 horas por un tiempo prudente y con plena autorización para utilizar constitucionalmente sus armas para recuperar el ordenamiento legal. Apoyemos al Ministerio Público a identificar y encarcelar a los sediciosos y sus cómplices, aunque algunos ocupen altos cargos políticos. Es reconfortante observar la potente reacción ciudadana de las regiones afectadas, vistiendo polos blancos, reclamando la paz y el trabajo y agradeciendo masivamente a los heroicos destacamentos policiales.

     Las caravanas de violentistas sobre Lima deben ser interceptadas en plena carretera con vehículos blindados para revisar y confiscar armamento y ciertamente, con la presencia de fiscales, apresar sumariamente a los mercenarios comunistas.

     Una importante acción conjunta entre el actual Ejecutivo, el Congreso y el Poder Judicial, es la remoción de los actuales magistrados del Poder Electoral. Recuerden que estamos en guerra. La preservación de nuestro territorio y la recuperación de nuestra Democracia no pueden aceptar un nuevo proceso electoral sin autoridades que nos aseguren honorabilidad y confiabilidad.

     En último lugar, pero no por ello menos importante, el país entero debe condenar con energía la atomización de candidaturas presidenciales democráticas. Las agrupaciones políticas no pueden reclamar maduración cívica de los votantes sin que ellos abandonen insensatos apetitos de poder, especialmente si han sido pobremente preparados para asumir la inmensa responsabilidad de gobernar. Esto se puede corregir con el empleo eficaz de tempranos y frecuentes debates electorales pulcramente organizados, dejando de lado a las encuestas que estupidizan a la población.

     Esta guerra no la podemos perder. Sólo así podríamos proclamar frente a Palacio: ¡Los jóvenes a la obra, pero los viejos a impregnarles su coraje y sus ganas de vivir!

domingo, 11 de diciembre de 2022

HISTORIA RECIENTE DE LA GUERRA ANTICOMUNISTA EN EL PERU

 

Lo último

El miércoles 7 de diciembre cayó Castillo porque, como muchos han expresado, cometió un estúpido e increíble “autogolpe”. Pienso que el error fue causado por la extraordinaria y valiente labor del Ministerio Público, cuando en julio de este año Liz Patricia Benavides Vargas fue nombrada Fiscal General de la Nación y empezó a recibir e investigar las casi cotidianas denuncias de corrupción difundidas por la prensa libre y múltiples autoridades estatales. El 12 de octubre, la Fiscalía presentó al Congreso una Denuncia Constitucional contra una posible Organización Criminal centrada en Pedro Castillo, conteniendo siete carpetas y 190 elementos probatorios. Familiares y allegados al presidente huían de la justicia pero un número creciente de colaboradores aportaron más pruebas, cercando a los corruptos. La presión fue tal que el aspirante a dictador y su camarilla “saltaron a una piscina vacía”.

Como era de esperar, a diferencia de lo ocurrido en Venezuela, Nicaragua y Bolivia, nuestras Fuerzas Armadas y Policiales honraron su uniforme y su bandera. Esta vez el Congreso consiguió 101 votos para vacar al golpista. Luego, no les quedó otra cosa que ceñir la banda a la vicepresidenta, cómplice de Castillo durante 18 meses, simpatizante de los “Dinámicos del Centro”, investigada por nepotismo (hermano y sobrino contratados por Minedu; sueldos totalizan S/.182000) y denunciada por SAC del Congreso (su abogado es hoy ministro de Defensa).

Volviendo al inicio de nuestra guerra no convencional                          

Derrotado militarmente Sendero Luminoso en setiembre 2005, nuestra irresponsable clase política y la ausencia de liderazgo ciudadano permitieron la recuperación ideológica y cultural del enemigo, que inició una paciente infiltración de las instituciones judiciales y educativas para, quince años después, capturar el poder mediante una guerra no convencional, es decir, política e ideológica. No tenemos duda que el Perú se encontró luchando contra el comunismo internacional, que trata de conquistar Latinoamérica para compensar su fracaso en Europa y Asia.

Es importante destacar que la corrupción y el comunismo caminan de la mano, especialmente en Latinoamérica. Cuando Perú Libre conquistó fraudulentamente el poder hace 16 meses, la corrupción alcanzó niveles nunca vistos. Los ideologizados poder judicial, ministerio público y tribunal constitucional permitían impávidos el saqueo y el masivo desgobierno, ante la pasividad y mansedumbre general y políticos que pregonaban enfrentar al enemigo “dentro de la ley, la Constitución, la democracia y el Estado de Derecho”. En este escenario, la pobreza y la desnutrición campeaban por doquier. La guerra se perdía a pesar de la valiente oposición de los congresistas demócratas que no podían vacar al presidente, porque éste se dedicó a comprar el voto de un número creciente de “legisladores”. Es justo recordar el coraje de una reducida prensa libre y de miles de ciudadanos que salían a marchar por la democracia perdida.

Refuerzos y blindaje

Hasta que el 18 de mayo 2022, el Congreso de la República eligió un nuevo y democrático Tribunal Constitucional presidido por Augusto Ferrero. Semanas después comenzó a trabajar el equipo de Patricia Benavides. Estas dos instituciones reforzaron a un Congreso infestado de una importante minoría comunista pero apoyada por traidores comprados por un ya desesperado ejecutivo.

Por esa época, la Contraloría General de la República publicó que la vicepresidenta Dina Boluarte hizo gestiones privadas como presidenta del Club Apurímac siendo funcionaria del Estado. A mediados de junio la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales (SAC) del Congreso presentó dos acumuladas Acusaciones Constitucionales (268 y 269) contra la infractora del artículo 126 de la Constitución. Sin embargo, su esperada destitución no se produjo pues la presidenta de la SAC, Rosío Torres (congresista de APP por Loreto) encargó a Edgar Reymundo (congresista comunista de Cambio Democrático) para que sustente la acusación ante la Comisión Permanente. El blindaje ocurrió, cuando Reymundo se tomó cuatro largos meses para recomendar el archivamiento de la acusación el pasado 28 de noviembre.

Durante el primer año del desastroso gobierno de Castillo tuvieron lugar dos intentos de vacancia, en noviembre 2021 y marzo 2022. En ambas ocasiones el cada vez más debilitado Congreso estuvo muy lejos de los 87 votos necesarios.

Se ganó una batalla pero no la guerra

Volvamos al 7 de diciembre. Castillo está preso y la Fiscalía está muy activa evaluando al resto de la banda criminal. Su ex socia es ahora presidenta porque no pudo ser vacada por la ingenuidad o complicidad de la presidenta de SAC. A media tarde pronunció su discurso “para todas y para todos” anunciando muy oronda su trabajo hasta julio 2026.

El 8 y 9 de diciembre, la prensa escrita y hablada publicaba comentarios y opiniones tan sorprendentes como disparatadas. Keiko salió “a saludar la juramentación de la nueva presidenta” ofreciéndole su respaldo. Algún conocido caviar decía “nos hemos librado de un gran problema”. Otro respetado jurista esperaba que la señora Boluarte haga un gobierno de unidad nacional. El nuevo presidente del poder judicial opinaba que “corresponderá a los peruanos que retomen la senda democrática”. Imagino que hay muchos peruanos pensando que cuando se nombre un nuevo gabinete todo volverá a la normalidad. Felizmente han aparecido opiniones más sensatas acerca de la actual situación del país, tales como persistencia de la gran corrupción, la peligrosa resurrección de la caviarada, la amenaza del senderismo especialmente en el sur y una desolada población con 30% de pobreza. Unos ejemplos de lo mucho que hay que hacer son: disolver las prefecturas y subprefecturas, volver a la meritocracia, lucha frontal contra la pobreza, prevenir la desnutrición, eliminar la ideología en la educación de nuestra juventud, devolver a la minería su rol protagónico, continuar el resurgimiento de un poder judicial a niveles modernos y eficientes, establecer un poder electoral moderno e impoluto. Nada se puede hacer con improvisación y buenos deseos. Reafirmo que para gobernar hay que hacer la tarea: grupos de profesionales y políticos tienen que conformar un plan de gobierno durante muchos meses antes de proponerlo a la ciudadanía en justas electorales preparadas mediante frecuentes debates políticos, pues las encuestas estupidizan a la población.

Inteligencia de campaña

Proponemos que la ciudadanía comprenda que el actual gobierno solo sea de transición. Si Dina Boluarte se rodea de un buen gabinete, lo urgente es atender a los heridos, a los que padecen hambre y carecen de lo elemental. Hay que controlar a los senderistas con el invalorable apoyo de las fuerzas armadas y policiales. Hay que luchar por el país, que de ninguna manera está fuera de peligro. Y ordenar elecciones generales en un plazo de seis meses. Un Congreso Bicameral renovado por tercios a la mitad del período sería muy deseable. El Perú nunca florecerá sin que los mejores administren y gestionen sus instituciones.

Hemos estado a punto de capitular ante un enemigo que pretendía esclavizarnos. Mientras la corrupción y la desigualdad persistan no podemos cantar victoria. Esta guerra es aún omnipresente.


jueves, 3 de noviembre de 2022

¡REFORMA DE LA SALUD, YA!

Este desastroso gobierno de Castillo no tuvo ahora reparo alguno para seguir traficando con la salud del pueblo. En contubernio con su compinche Cerrón, ha nombrado como ministra a una persona ignorante de la salud de los 33 millones de peruanos. Graduada en una “facultad de medicina” que no pudo acreditarse por la Sunedu, institución que ni siquiera emplea exigentes estándares modernos para aprobar escuelas médicas en el país, la señora Portalatino aparentemente no está registrada en el Colegio Médico Peruano y no posee estudios de postgrado.

La orfandad profesional de este nombramiento de Castillo es una indignante muestra del desprecio hacia una población, cuya salud no puede ser manejada por gente improvisada e incompetente.

Hace 17 años que vengo proponiendo un modelo de Reforma de la Salud en el Perú. La pandemia, aparte de su criminal manejo, desnudó severas deficiencias en el sistema de salud, lo cual denunciamos mediante la publicación de indicadores actualizados anualmente. Este esfuerzo fue ignorado a través de los años por las numerosas autoridades con las que pudimos comunicarnos. Desafortunadamente, la aparición del Covid-19 en febrero del 2020 descubrió ante los peruanos la cruda realidad. Dos años después, el pueblo sufre por el brebaje venenoso de un gobierno comunista corrupto que no solo pretende destruir al país sino que también demuestra un temerario abandono a la salud pública. Con este último asalto a un Ministerio de Salud estancado en el siglo pasado, un conocido clamor ciudadano puede parafrasearse como ¡Reforma de la Salud Ya!

Es claro que una verdadera actualización de los indicadores de salud sería imposible por los estragos ocasionados a los respectivos sistemas mundiales y, en particular, latinoamericanos. Sin embargo, la propuesta es hoy más urgente que en el pasado, si consideramos que los peruanos se estaban recuperando de serios problemas socio-económicos causados por la mortal viremia, sin darse cuenta que el aislamiento sanitario fue aprovechado con alevosía y ventaja por un enemigo enquistado en instituciones gremiales, educativas y judiciales, que fácilmente ha prevalido en una sociedad política y socialmente disminuida.

De lo anterior se desprende que la lucha actual por recuperar la democracia y la libertad es similar a poner la ciudadanía en Cuidados Intensivos para tratar de alcanzar nuestros niveles pre-pandemia. Sin embargo, es urgente tener muy claro el proceso de recuperación que nos permita corregir el sub desarrollo sanitario encontrado en el pasado reciente. La pregunta obvia es ¿cómo aplicar el título invocado si no tenemos una idea concreta sobre su realización?

Si el amable lector está de acuerdo con el razonamiento expuesto, el autor de esta nota debe hacer un alto para expresar que una reforma de la salud en el Perú es un proceso complejo, largo y costoso y su propuesta amerita una segunda comunicación para conocerla mejor, debatirla e iniciarla lo antes posible. A propósito del irresponsable nombramiento que originó la nota, podemos adelantar que el inicio de la reforma comienza por aquella de la Educación Médica.

lunes, 20 de junio de 2022

DURA NOTICIA Y LECCION PARA LATINOAMERICA

 

El resultado de las elecciones de ayer en la hermana república de Colombia, que nunca antes había elegido a un gobierno de izquierda, ha sido una dura noticia y lección para los demócratas latinoamericanos. La autopsia política de “una muerte anunciada” apareció publicada hoy por Vanessa Vallejo, economista y periodista colombiana exiliada en los Estados Unidos, cuya lectura se accede en internet. El American, de Washington D.C., detalla cómo Gustavo Petro, ex-guerrillero de las FARC, se benefició del descontento popular por los políticos tradicionales y del incondicional apoyo de los herederos de Pablo Escobar y el narcotráfico, para convertirse en presidente de la nación. La periodista concluye que “el futuro parece oscuro, pero el carácter de los colombianos siempre les ha permitido salvar al país. Es hora de hacer una reflexión sobre este suicidio colectivo y prepararnos para renacer de las cenizas”.

El origen de este blog de hoy fue una excelente presentación de Alfonso Baella el viernes pasado, en la que incluyó tres reportes:

1.                 Archivo Político de setiembre 2020: Estupenda Conferencia de Vanessa Vallejo sobre el Estado y la Familia, en el marco de la I Conferencia Digital Iberoamericana.

2.       Noviembre 2021: Entrevista televisiva de la periodista argentina Viviana Canosa al inteligente diputado Javier Milei, ahora candidato a las elecciones presidenciales del 2023 y quién, el mes pasado, presentó su libro “El Camino del Libertario” en la famosa Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

3.                  Conversación virtual con el ex Fiscal Supremo Tomás Gálvez, quién detalló con docencia y minuciosidad la pesadilla del defensor de la justicia que tuvo la valentía de enfrentarse a la mafia corrupta enquistada desde hace años en los Poderes del Estado.

En días pasados, veía con preocupación los efectos malsanos de la inteligencia castro-chavista que “jugaba en pared” con un poder judicial infestado de comunistas, apoyado por la prensa canalla de siempre, para hacer uso de malos policías y proteger la fuga de sucesivos delincuentes, amigos del muñecón que mantienen en palacio. Por otro lado, notaba el traicionero e irresponsable comportamiento de congresistas que ignoraron la evidente corrupción del poder electoral, para permitirle mantenerse en sus puestos con el fin de repetir el plato el próximo octubre.

Pensaba una vez más en la pasividad y silencio de muchos empresarios que ahora más que nunca pueden y deberían apoyar la resistencia de los grupos democráticos, cuyos líderes urgentemente requieren financiamiento y organización. Casi nos vamos quedando con la protesta ciudadana, hoy expresada como “la calle”. Cada vez más oímos voces que las marchas no deben ser en automóviles, sino con camiones contratados para traer y llevar al pueblo. Si no hacemos algo para lograrlo, el enemigo continuará utilizando nuestros impuestos para seguir con sus grotescos concejos descentralizados, cobardemente protegidos por multitud de fuerzas policiales, mientras las calles del país observan mansamente los desplazamientos alrededor de coliseos cerrados casi vacíos y que la prensa comprada se empeña en ocultar, engañando a la población.

Fue entonces que el programa de Baella me hizo pensar en los oradores para las marchas que tenemos. No dudo ni por un momento en el patriotismo y fervor de tantos buenos peruanos que tenemos. Sin embargo, es indudable que hay que determinar el escenario. Si nos falta un Belaúnde o un García, traigámoslos de fuera por un par de días para dar conferencias a la prensa democrática y asistir dos o tres de ellos a una gran marcha con escenarios bien montados y parlantes especiales. El costo será igual al alquiler de los camiones. Disculpen señores empresarios por sonarles el despertador.

 

Es la hora en que dos pueblos hermanos deberán rescatar a sus mayorías nacionales del yugo comunista. Pienso que la fuerza y experiencia de Colombia para liberar a su país del terror serán de gran ejemplo para la ciudadanía del Perú. ¿O, tal vez, el ejemplo será recíproco? Latinoamérica tiene sus ojos puestos en nosotros.

 

martes, 14 de junio de 2022

GUERRA AL COMUNISMO - ACLARANDO ESTRATEGIAS

 

El pasado 31 de mayo, el Montonero publicó un artículo de Jorge Morelli titulado “La oposición pierde por luchar contra el enemigo equivocado”. El mismo artículo apareció el domingo 5 de junio en Expreso, esta vez con el título “La oposición pierde”. Este blog no aparecerá en ningún medio periodístico, menos en aquellos programas que creen que nadie los ve. Leyendo sobre enemigos y la pérdida de la oposición, me lleva hoy, 6 de junio, a recordar el desembarco aliado en Normandía, casi cinco años después de iniciada la Segunda Guerra Mundial, donde murieron 50 a 60 millones de personas. Sin embargo, en 1938, el embajador británico Neville Chamberlain creía poder encontrar la paz con el demonio nazi. Tamaña ingenuidad no ha podido replicarse a través de la historia moderna, si bien podemos citar los ejemplos del pueblo cubano en 1953 y del venezolano en 1998.

 

El párrafo precedente nos lleva a la ingenuidad o inocencia o candidez del pueblo peruano, que ha sido invadido por el castro-chavismo latinoamericano, ante la pasividad y mansedumbre general. Porque en este país, hasta en la prensa que consideramos de oposición, aparecen personas que propugnan enfrentar al enemigo “dentro de la ley, la Constitución, la democracia y el Estado de Derecho”. Ya tenemos casi un año en ese plan, sumado a un par de décadas de indiferencia, de egoísmos, de políticos generalmente mediocres y sin capacidad de liderazgo, de abandono a las clases sociales menos favorecidas, de una creciente corrupción general en medio de un desastroso poder judicial, de un desagradecido abandono a las fuerzas armadas que ofrendaron sus vidas al liberarnos del terrorismo criminal para luego ser sometidos a una justicia infestada de caviares.

 

Sin medias tintas, estamos en guerra contra el comunismo latinoamericano. A mediados de abril un patriota lo dijo claramente: “El trabajo de la gente que defiende la libertad y la democracia para terminar con las dictaduras no consiste en ser reactivo a lo que ellos hagan, consiste en ser propositivos, señalando sus crímenes, separándolos de la política, quitándoles las inmunidades y los privilegios por detentar ilegalmente el poder en los estados de Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia, poniéndolos primero en evidencia internacional como criminales, narcotraficantes, violadores de los derechos humanos y ejecutores del terrorismo de estado, para que entonces respondan por esos crímenes”.

 

Leer o escuchar que aún esperan que el gobierno cambie el rumbo y se rodee de gente capaz es insultante, vergonzoso, pusilánime. ¡Los peruanos estamos en guerra! Esta no la sufrimos los que vamos a comer parrilla al club, junto al mar. O los que llenamos la carreta en los supermercados. O los jóvenes de todas las razas que se distraen en los malls o frecuentan las discotecas y los conciertos musicales. Un par de millones de peruanos ni siquiera se da cuenta de la guerra que sufren los que vieron quebrar sus empresas familiares, los agricultores engañados, los trabajadores de las grandes minas que ahora han perdido su trabajo, aquellos pobres que retornaron a la pobreza extrema, o la inmensa clase media que ahora están inflando las cifras de pobreza. ¡Según el INEI, nueve millones de peruanos sufren de hambre y miseria!

 

Desde luego, quisiera pensar que tenemos un Sistema de Inteligencia que trabaja febrilmente para preservar la libertad y democracia y que sabe ser propositiva y no reactiva e inconsecuente. Su labor no puede naturalmente ser publicada. Pienso que este es nuestro último bastión. Esta banda delincuencial que nos gobierna tiene al más miserable espía cubano, mantenido con nuestros impuestos, en una cómoda y bien equipada mansión diplomática.

 

Las marchas no pueden ser organizadas como hasta ahora. Tenemos tantos empresarios que se lucen en programas televisivos o entrevistas, pero no parecen haber sido capaces de financiar la resistencia o contribuir generosamente con las salvadoras ollas comunales. Las marchas tienen que ser multitudinarias. Tenemos millones en la capital y en nuestro primer puerto que no tienen la movilidad para acudir y luego retornar a sus modestos pero valientes hogares. En la última marcha del 4 de junio, músicos habían sido contratados y premunidos de equipos de sonido para perturbar a los manifestantes. Hay que escoger muy bien a los que hablan al público. Esta guerra cuesta, señores empresarios. La juventud que está mostrando liderazgo debe estar a cargo. El pueblo no debe perder de vista a los congresistas de la República, pues éste es un bastión que no puede fallar. Los constitucionalistas deben trabajar con el Congreso para producir las leyes que reivindiquen a tantos valientes militares, perseguidos por una infame justicia infestada de caviares, comunistas y traidores a la Patria. Todos somos culpables de haber permitido la infiltración institucional del enemigo. De otro modo, ya nuestras FFAA y Policiales lo hubieran derrotado nuevamente. Si no lo han podido hacer es porque ellos también tienen una familia que proteger y velar por su prosperidad.

 

Aquí cabe elegir lo más factible: La Traición a la Patria. No solo es lo del mar a Bolivia. Hace rato Castillo está incurriendo en este flagrante delito. Está destruyendo socio-económicamente al Perú. ¿O hay que esperar que los peruanos empiecen a morirse de hambre o que los ideologizados y salvajes comuneros coloquen explosivos a las instalaciones mineras ante la traicionera inacción de la banda delincuencial que hoy detecta el poder? ¿O que el fraudulento e impresentable poder electoral continúe en sus puestos preparando un nuevo fraude para las elecciones regionales y municipales del próximo octubre?

 

Por último y no por ello menos importante, la prensa democrática que felizmente tenemos y que la mayoría vemos, tiene que afinar la puntería en artículos y presentaciones que informen adecuadamente y contribuyan a sacudir el letargo de los que no se dan cuenta que estamos perdiendo la guerra porque nuestras estrategias andan perdidas en las nubes de la desunión e indiferencia general. Necesitamos más Combutters, Baellas, Montoneros, Abejas, Minutos Digitales, de más jcsuttor01.blogspot.com.  Y, por supuesto, que cierta prensa continúe corrigiendo sus errores del pasado.

 

Y que cuando caiga el enemigo, mantengamos un líder fuerte durante los meses de una recuperación que será difícil y costosa, pues hay que prepararse con mucho estudio para corregir la corrupción y limpiar nuestras instituciones. Solo así la ciudadanía bien informada podrá asistir a comicios ejemplares y el país levantará el vuelo hacia un futuro mejor.

 

 

Miraflores 8 junio 2022.